Que te roben el coche es una preocupación todavía bastante habitual en nuestro país. Aunque el nivel de seguridad de los vehículos no deja de aumentar, en España hay todavía más de 40.000 robos al año. Aunque normalmente se correspondan con automóviles más antiguos, lo cierto es que los ladrones también se han sofisticado con soluciones como inhibidores o copiadores de la frecuencia del cierre centralizado. Sin embargo, las marcas siguen investigando medidas para complicarles las cosas.

La última que presenta Toyota es de lo más llamativo que nos podamos encontrar. Se trata de una patente recientemente registrada en Estados Unidos y que utiliza el dispensador de fragancias que ya se monta en algunos modelos. Este sistema normalmente segregaría un perfume diferente en función del usuario que lo utilice. Pero si detecta que el coche está siendo arrancado de forma fraudulenta por un usuario no identificado se emitirá gas lacrimógeno para evitarlo.

La marca habla de algunas sustancias que tienen pocos efectos secundarios en el ser humano y que al mismo tiempo serían suficientes para evitar la sustracción del vehículo. La clave para reconocer o no al usuario es una aplicación en el teléfono móvil. El dispositivo recuerda los dispositivos que hayan sido registrados y en el caso de que alguien trate de arrancar sin que se detecte un smartphone autorizado se emitirá el gas y se inmovilizará el motor.

Cada usuario tiene un aroma seleccionado y después del uso del vehículo se emite un perfume neutro para que el siguiente en utilizarlo no note lo anterior. Esperemos que sea suficiente también para eliminar cualquier traza del gas lacrimógeno tras el intento de robo. Aunque de momento solo ha sido patentado y tendría que pasar una fase de pruebas, el sistema ya alberga algunas desventajas como que el propietario siempre tendría que llevar el móvil encima para conducirlo.

Fuente: FreePatentsOnline

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta