El sonido de un neumático pinchando y perdiendo presión es inconfundible. Sin embargo, si Goodyear se sale con la suya, es posible que la humanidad no tenga que soportar el sucio y sudoroso proceso de cambiar una rueda en el arcén nunca más. Además, te podrás olvidar de cambiar el juego de neumáticos en verano e invierno, y serás más eco-friendly con el planeta. Veamos qué nos ofrece el Goodyear reCharge.

Con un neumático normal, una vez que la banda de rodadura se desgasta, va al depósito de chatarra o al centro de reciclaje. Por supuesto, es algo extremadamente derrochador. Se necesitan varios litros de petróleo para producir un solo neumático y estamos aprendiendo rápidamente que son uno de los peores contaminadores cuando se trata de microplásticos en nuestras vías fluviales, que luego ingresan a la cadena alimentaria, siendo poco saludable.

Pero todavía tenemos que conducir ¿verdad? Goodyear dice en el comunicado de prensa que este concepto se enfoca en una “movilidad personalizada, sostenible y sin problemas”. En el centro del reCharge hay una “píldora” que se parece más a un cartucho. Esta contiene un compuesto biodegradable basado en una de las sustancias más duras de la naturaleza: la seda de araña sintética. Además, diferentes cartuchos podrían servir para diferentes tipos de neumáticos.

Cambiar a gomas de invierno o verano sería tan fácil como deslizar una de estas píldoras llenos de líquido en el centro de cada una de las ruedas. Goodyear no deja muy claro sobre cómo el fluido hace que una banda de rodadura se adapte a las condiciones del asfalto, pero es una tecnología de fantasía que difícilmente verá la luz del día, por lo que se pueden pasar por alto los pequeños detalles, como si el neumático es capaz de hacer una metamorfosis por sí solo o necesita de ayuda humana.

La idea es esencialmente la misma que hacer espaguetis de plastilina. Sin embargo, en lugar de aplastar la “masa” a través de una prensa de tamaño infantil, el neumático reCharge extruye el compuesto de alta tecnología a través de una serie de finos tubos hacia la superficie de la rueda, donde se secan, curan y se colocan en bandas de rodadura completamente nuevas y funcionales. Gracias a este proceso, se reduce el desgaste y se extiende la vida útil del neumático.

Además, el Goodyear reCharge está diseñado estructuralmente para no necesitar ser presurizado, por lo que nunca se desinflará. En lugar de depender de la presión del aire, la la banda de rodadura gastada se almacenaría en recipientes reemplazables dentro de la rueda. A medida que las condiciones de la carretera y el estilo de conducción cambian a lo largo de las estaciones, se pueden cambiar y activar para optimizar la tracción y la eficiencia de consumo.

“El Goodyear reCharge es un neumático conceptual sin compromiso, que respalda la movilidad eléctrica personalizada, sostenible y sin complicaciones”, concluyó Sebastien Fontaine, diseñador principal del Centro de Innovación Goodyear en Luxemburgo. Los neumáticos conceptuales son cada vez más numerosos, e incluso ya acaparan (a veces) más que los propios prototipos de coches. Y es que las gomas sin aire o con conectividad 5G ya son una realidad.

Fuente: Goodyear

Galería de fotos:

Ver galeria (8 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta