Todos recordamos la época del Grupo B, como algo muy espectacular, casi mágico. Aunque la competición de hoy en día sea más rápida y segura, ha sido incapaz de reproducir las dosis de espectacularidad que se consiguieron con esta categoría en los 80. Por eso es habitual que suspiremos cada vez que encontramos un ejemplar de este periodo a la venta en la actualidad, con más motivo si es un coche de la talla del Ford RS200 Evolution que vemos hoy.

En estas líneas ya hemos hablado del Ford RS200, el modelo de producción que se fabricó para lograr la homologación a Grupo B. Se trató de un proyecto que comenzó en 1984 y que partía con una carrocería diseñada por Filippo Sapino, que trabajaba por aquel entonces en la conocida Ghia Design Studio. Ese cuerpo fue llenado con un chasis diseñado por Tony Southgate y John Wheeler, dos especialistas con mucha experiencia en Fórmula 1. El motor fue obra de Cosworth.

El requisito para entrar en competición era homologar y poner en la calle 200 unidades de este Ford RS200. Pero dentro de esa ya limitada tirada, hubo un modelo más exclusivo aún. El Ford RS200 Evolution era aún más cercano al de competición gracias a sus suspensiones y frenos mejorados. También a que su motor Cosworth crecía hasta los 2.1 litros y con una impresionante preparación desarrollaba más de 600 CV y hacia el 0 a 100 km/h en poco más de 3 segundos.

Aunque inicialmente se iban a hacer 20 unidades, su producción se amplió hasta los 24 ejemplares. Al que hoy nos referimos va a ser subastado por RM Sotheby’s y tiene una historia curiosa. Fabricado en 1986, en sus primeros años perteneció a Robert ‘Bob’ Southerland, fundador del Gran Rally de Colorado. En 1989 cambiaría de manos, un comprador privado que lo ha disfrutado hasta hace poco. El propietario actual ha sido el que lo ha sometido a una profunda restauración para dejarlo en su estado original.

Hablamos de que este Ford RS200 Evolution ha recibido nuevos elementos mecánicos como el sistema de refrigeración, inyección, frenos, embrague o sistema eléctrico. De hecho, el motor ha sido reconstruido por el especialista Geoff Paige de Reino Unido. En el exterior mantiene la librea de competición de Ford Works, con las rayas azules sobre una base blanca. El interior también tiene detalles como los asientos tipo baquet en rojo con arneses Sabelt. Se espera que alcance un valor de entre 500.000 y 700.000 dólares (entre 437.000 y 612.000 euros al cambio).

Fuente: RM Sotheby’s

Galería de fotos:

Ver galeria (15 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta