La oferta de Honda para el mercado español incluía tres híbridos: el Honda Jazz Hybrid, el Honda Insight y Honda CR-Z. Y decimos incluía porque estos dos últimos modelos dejan de estar disponibles en España. No cabe duda de que el motivo principal es que no se venden bien. De hecho, sus cifras son catastróficas. En los nueve primeros meses de 2013 se han matriculado seis unidades del Insight y ocho del CR-Z.

Insight-CRZ

Lógicamente, unas ventas tan bajas no compensan tener un mínimo stock. Eso sí, todavía puedes encontrar las últimas unidades a buen precio en coches.com, (buscar ofertas de Honda Insight y ofertas de Honda CR-Z). Lo que vamos a intentar descubrir ahora es por qué se han vendido tan poco.

Honda Insight

Honda InsightEl Insight (lanzado en 2009) era la respuesta de Honda al éxito del Prius. Sus caminos se separaron. El híbrido de Toyota tuvo y tiene un éxito tan fulgurante (1.857 unidades vendidas en lo que va de 2013) lo que hecho crecer a la familia híbrida de Toyota (ahí están el Prius + que probamos y el Aurris Touring Sports con el que tuvimos una prueba contacto), el Insight ha pasado sin pena ni gloria.

Tuve la suerte de recorrer medio Estados Unidos con uno. No me pareció un coche malo, en absoluto. Su mecánica híbrida combina un motor de gasolina de 88 CV y uno eléctrico de 14 CV , con 98 CV de potencia máxima. Suficientes para moverse en ciudad o para viajar dos personas (mi caso), con unos consumos irrisorios.. pero escasos en ocasiones cuando la carretera se ponía cuesta arriba. Pero en España se vendía últimamente un único nivel de equipamiento y el Prius ofrecía más potencia (136 CV) y mayor espacio para los ocupantes, aunque era más caro. Después Toyota lanzó el Auris Hibrid que ofrecía un espacio similar… y era más barato. La estocada definitiva.

Luego está el sistema híbrido de Honda, llamado IMA. Es un sistema en el que el motor eléctrico apoya en todo momento al de combustión… Tiene sus partes buenas (admite cambios manuales, por ejemplo, y no solamente cambios automáticos CVT de variador continuo) y sus malas, que el coche no funciona nunca solamente en modo eléctrico. Y a los compradores de híbridos les fascina moverse sin gastar gasolina. Aunque sean un par de kilómetros.

Honda CR-Z

honda-cr-z-amsterdam-23

Ver galeria (36 fotos)

Durante la prueba del Honda CR-Z, en Amsterdam (la primera que realicé en coches.com, de ahí que le tenga un especial cariño), el coche me fascinó. Era un deportivo híbrido, con un diseño espectacular… que transmitía sensaciones de conducción. Buena aceleración, dinámico y además, consumiendo muy poco. No era barato, ya que es el típico coche “de capricho” (biplaza), de ahí que la coyuntura económica española no le haya ayudado en absoluto.

En abril de 2013 Toyota elanzó el nuevo CR-Z que tenía pequeños cambios estéticos y una mecánica híbrida de 137 CV (13 más que la anterior debido a que el motor 1.5 aumentó su potencia de 114 a 121 CV. También hubo mejoras en el motor eléctrico (la potencia pasó de 14 a 20 CV).

Fotos del Honda CR-Z 2013

Ver galeria (6 fotos)

No llegué a probar la evolución, pero si me gustó el primero, este debería haberme gustado más. Durante una conversación con Guille García Alfonsín, que lo probó para Autoblog, descubrí cuál podía ser el problema. Surgía también del sistema IMA… Se había demostrado fantástico en una zona llana como en Amsterdam, con un comportamiento dinámico, un cambio manual delicioso y además, consumiendo muy poco (gracias al mejor Start &Stop que he probado).

Pero si se le exigía durante mucho tiempo, o cuando la carretera se ponía cuesta arriba, el motor eléctrico se descargaba pronto y entonces el propulsor 1.5 era insuficiente. Ese problema no llegué a percibirlo en la ultrallana Amsterdam, pero sí resulta grave que un deportivo deje de serlo de vez en cuando. Eso me lleva a una pregunta… ¿Podría tener Honda en casa la respuesta? Lo digo por el Honda CR-Z Mugen, que ayudado por turbocompresor y rinde 200 CV: ¿Quién sabe?

Fuente: Honda

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta