El nuevo Honda Jazz quiere posicionarse como una alternativa práctica, donde se une la utilidad de un uso diario por la urbe gracias a sus compactas dimensiones, pero con un espacio a bordo por encima del de cualquiera de sus rivales. Un compacto que aúna las bondades de un turismo de pequeño tamaño con la habitabilidad de un monovolumen. Incluso tiene su propia versión de aspecto SUV y una mecánica híbrida enchufable.

Y, hablando de esta última, ¿sabías que comparte algunas cosas con la unidad eléctrica que la forma firma tokiota emplea en sus monoplazas de Fórmula 1? Si andas algo alejado del Gran Circo, Honda llegó como motorista a la categoría en 2015 bajo los coches de Bruce McLaren. Su relación, cuanto menos tensa, duró hasta que en 2019 mudaron a Red Bull Racing y, un año más tarde, a Scuderia Alpha Tauri (Toro Rosso de 2005 a 2019). Y el motor comienza a dar sus frutos.

La unidad de potencia híbrida de F1 (RA620H) emplea un motor de combustión interna V6 de 1.600 cc junto con un sistema de recuperación de energía. Los sistemas híbridos se basan en el principio de reciclar la energía que generan los frenos y los gases de escape para producir un incremento adicional de potencia en la fase de aceleración y minimizar el retraso de actuación del turbo. Durante la última temporada, ambos equipos consiguieran tres victorias y seis podios.

Durante los fines de semana de carrera, los ingenieros de Honda evalúan y modifican la relación de energía recuperada y entregada por el sistema híbrido para ofrecer un rendimiento óptimo. El nivel de conocimiento adquirido en la gestión de este sistema ha servido de inspiración para desarrollar la tecnología e:HEV, que recupera la energía y la aprovecha para cargar la batería y aumentar la potencia del motor a fin de ofrecer un rendimiento sólido y una elevada eficiencia.

“En nuestros sistemas híbridos e:HEV de calle, aplicamos nuestros conocimientos con el objetivo de garantizar que las unidades de control del conjunto propulsor proporcionen al conductor la mejor relación posible de potencia y eficiencia, independientemente del modo de tracción que se necesite”, explica en el comunicado Yasuaki Asaki, jefe de desarrollo de la unidad híbrida de Honda. Ahorro de combustible y una experiencia de conducción agradable, no suena del todo mal.

El sistema híbrido incorpora dos motores eléctricos (generador e impulsor) de pequeño tamaño y conectados a un motor de gasolina i-VTEC de 1.5 litros, una batería de iones de litio y una nueva transmisión fija gestionada mediante una unidad de control (ECU) para que todos los componentes funcionan en perfecta armonía para proporcionar una respuesta suave y directa. Pero aún así, no deja de ser una caja de cambios continuamente variable (CVT), como un scooter.

Pero no hay que tomarlo en el sentido negativo de la palabra. En lugar de utilizar una transmisión convencional, el nuevo Jazz está equipado con un cambio automático con una desmultiplicación individual fija que crea una conexión directa entre los componentes móviles. Esto produce una transferencia del par más suave y sólida, y una sensación de linealidad durante la aceleración en todos los modos de conducción. Respecto al sonido… Eso es ya es cuestión de acostumbrarse.

Para proporcionar una experiencia de conducción que sea gratificante y eficiente, el sistema híbrido e:HEV permite elegir entre tres modos de conducción: EV, donde la batería alimenta al motor eléctrico directamente; Hybrid, donde el motor de gasolina suministra energía al segundo motor-generador a la vez que recibe asistencia eléctrica de la batería; y Engine: un mecanismo de bloqueo del embrague que conecta el propulsor de gasolina directamente a las ruedas delanteras.

Fuente: Honda

1 COMENTARIO

Deja una respuesta