Los acabados deportivos están de moda, es un hecho. Cada vez más fabricantes lanzan líneas de equipamiento que dotan de un aspecto más llamativos a sus vehículos sin que se tenga que recurrir a los motores más potentes de la gama. El acabado N Line hizo su debut en el Hyundai i30 el pasado verano y ahora se sigue extendiendo por otros modelos. Ahora lo acaba de adoptar el Hyundai i30 Fastback, la tercera carrocería del compacto coreano.

Y como era fácil de averiguar, la función de esta versión es acercarse estéticamente al deportivo Hyundai i30 Fastback N, sin llegar a su nivel prestacional. Por fuera se puede apreciar un paragolpes delantero rediseñado con un acento plateado y con la parrilla de malla. También con los faros oscurecidos o con las llantas de 18 pulgadas. En la zaga aparece un paragolpes con acento en rojo y un difusor más prominente con salida en un lateral (el cinco puertas tenía dos salidas).

En el habitáculo del Hyundai i30 Fastback N Line no pueden faltar los asientos y volante deportivos N. Los pedales son metálicos y el logotipo del acabado está presente, al igual que lo estaba en el exterior. No faltarán todas las ayudas a la conducción del modelo ni algunos elementos como la pantalla táctil de 8 pulgadas con navegación y conectividad completa. La habitabilidad se permanece intacta y se mantiene el espacio y el maletero de 450 litros.

El acabado N Line se podrá ligar a las dos mecánicas de gasolina que ofrece el modelo. Por primera vez puede ir con el pequeño tres cilindros 1.0 T-GDI de 120 CV, con el que tendrá que conformarse con las llantas de 17 pulgadas. También con el 1.4 T-GDI de 140 CV con el que se introducen algunos ajustes en suspensión y respuesta del motor, además de montar neumáticos Michelin Pilot Sport 4 y unos frenos sobredimensionados. De momento no se menciona a los diésel. El acabado estará disponible a finales de este mismo año.

Fuente: Hyundai

Galería de fotos:

Ver galeria (22 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta