Todo lo que rodea a un Bugatti Veyron tiene unas cifras escandalosas. Desde la potencia que emana su motor de 16 cilindros (algo que también intentaron Bentley y Audi), al precio de un cambio de aceite (como un compacto generalista). Es por eso que los que soñamos con poder subirnos a uno algún día tengamos que conformarnos con maquetas de papel… Porque nuestros sueldos no dan ni para pagar su interior.

Un propietario de un Veyron tiene, de media, 84 coches, tres aviones y un yate. Por eso no es problema para ellos manejar estas cifras. Y pagarse un coche que cuesta casi como un apartamento. Sí. Habrá a quien esas formas sinuosas y materiales de primera de los asientos y paneles de las puertas le reconforten… pero los 149.999 dólares que piden por ellos nos parecen un auténtico escándalo.

Este interior, según cuenta el concesionario de Miami Braman Motors que lo tiene a subasta en eBay, fue retirado de un Bugatti Veyron 16.4 2008, antes de que el propietario recibiese su automóvil (el transporte de un Veyron tiene su miga, ojo).

De acuerdo, tiene bastantes elementos, pues el lote incluye el tablero de instrumentos, dos asientos y sus cinturones, paneles de puertas, pomos de cambios, controles de aire acondicionado, volante, consola central, guantera y otras piezas interiores. Pero son, a día de hoy, 131.781,7 euros. Han tenido las piezas almacenadas en un lugar con la temperatura ideal y puede ajustarse a los Veyron de 2006 a 2015.

Admitimos que, para un propietario de un Bugatti (se pagan por un Veyron de segunda mano casi un millón de euros con diez años de antiguedad) la cifra podría ser irrisoria, pero para cualquiera de los mortales es una barbaridad… Quizá por ello sigamos buscando satisfacer nuestras ansias de gasolina con algo más mundano…

Vía: Jalopnik 
Fuente: Braman Motors

1 COMENTARIO

Deja una respuesta