Hay pocas marcas que den tanto valor a sus clásicos como Jaguar. Lo han demostrado con sus programas Reborn, que han devuelto a la vida modelos de enorme importancia para la historia de la marca. Un claro ejemplo son los seis Jaguar E-Type Lightweight (se habían dejado sin fabricar en 1963) o los nueve Jaguar XKSS (que habían ardido en 1957). Precisamente este último tiene mucha relación con esta novedad de la marca.

Sin duda, el Jaguar D-Type es uno de los más importantes para la marca británica. Uno de los automóviles más bellos de todos los tiempos con diseño de Malcolm Sayer que tenía como objetivo triunfar en competición. Fue uno de los protagonistas en la década de los 50, con tres victorias consecutivas en las 24 Horas de Le Mans entre los años 1955 y 1957. Y ahora, 62 años después resurgirá de sus cenizas como un ave fénix.

En 1955, Jaguar planeó producir 100 unidades del D-Type, aunque finalmente solo hicieron 75 de ellas (uno de los motivos por los que este modelo alcanza valores tan altos en subastas). Ahora la marca hará las 25 unidades restantes, las que deberían haberse hecho y nunca llegaron. Se harán tanto en versión Shortnose (1955) o Longnose (1956 con la aleta como en las imágenes) en la planta de Warwickshire, sede del departamento Jaguar Land Rover Classic Works.

Por supuesto, el proceso de producción de estos Jaguar D-Type será el mismo que se llevaba a cabo hace más de seis décadas. Serán ensamblados de forma totalmente artesanal y manteniendo las especificaciones iniciales. Esto quiere decir que seguirán montando el motor de seis cilindros en línea que provenía del Jaguar XK. Hará su debut en el Retromobile de París y todavía no se sabe el precio de cada unidad, aunque podría alcanzar las siete cifras.

Fuente: Jaguar

Galería de fotos:

Ver galeria (15 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta