El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM), Juan Antonio Sánchez Torres, prevé que las ventas de automóviles se estabilicen este año en el entorno de las 900.000 ó 950.000 unidades, lo que supondrá cerrar el ejercicio en niveles de matriculaciones muy similares a los registrados en 2009 en el que se vendieron 952.772 vehículos.

Sánchez Torres -que representa a 2.400 concesionarios y 3.000 compraventas- explicó que este año terminará previsiblemente “en tablas” ya que en este segundo semestre el mercado perderá la “carrerilla” ganada en la primera mitad del año gracias a las ayudas del Plan 2000E, con una caída estimada de las ventas de unas 100.000 unidades y la destrucción de hasta 10.000 empleos en las redes de distribución.

El presidente de la patronal teme que en otoño se produzca una “segunda oleada de crisis de ventas” similar a la registrada en el primer semestre de 2009 en el que las matriculaciones sufrieron desplomes por encima del 40%, sumiendo al sector en una situación muy crítica.

De hecho, las matriculaciones de automóviles se situaron en 44.578 unidades durante el pasado mes de agosto, lo que supone una caída del 23,8% respecto al mismo mes de 2009 y el segundo retroceso mensual consecutivo. El volumen de matriculaciones contabilizado en agosto es el más bajo para ese mes al menos desde 1989, el primer año del que se tiene constancia de los registros de matriculaciones en el mercado automovilístico español.

Según Sánchez Torres, “desde que estalló la crisis han desaparecido más de 30.000 puestos de trabajo entre los vendedores y cerca del 10% de las pymes concesionarias, dejando muy debilitadas financieramente a aquéllas que han conseguido mantener el tipo a pesar de las dificultades financieras y de unos niveles de rentabilidad por venta de vehículos nuevos bajo mínimos”.

Ante esta situación, solicitó con carácter urgente una reunión de todo el sector, fabricantes, importadores y vendedores, con el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, con el fin de abordar posibles soluciones que permitan vitalizar un sector estratégico para la economía española por su peso en el PIB, en la generación de empleo y en la balanza de pagos gracias a la fuerte contribución de las exportaciones.

El presidente de Ganvam recordó que el Plan 2000E, que tan eficaz ha resultado para dinamizar las matriculaciones, debería haberse extendido en el tiempo hasta garantizar la recuperación completa del mercado automovilístico, máxime si se considera que el saldo fiscal neto era claramente positivo para las arcas públicas al recuperar “con creces” la inversión realizada gracias a las aportaciones vía impuestos de Matriculación, IVA y Carburantes.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta