Los investigadores del Instituto Avanzado de Corea de Ciencia y Tecnología (KAIST) han desarrollado una carretera que puede cargar de forma inalámbrica un autobús eléctrico. Esta innovación puede ser una de las tecnologías del futuro, y ya se prueba en un tramo de 12 kilómetros en la ciudad sucoreana de Gumi.

La recarga eléctrica se suministra a través de un receptor que va en el autobús y que genera electricidad a través de los cables (de 12 pulgadas) que están situados por debajo de la carretera, cuya potencia se transmite de forma inalámbrica a través del campo magnético en forma de resonancia. Estos cables solo suministran energía cuando detectan la presencia de uno de los autobuses. Solamente tendrán que estar enterrados entre un 5 y un 15 % por debajo de la superficie para permitir que los vehículos mantengan la carga suficiente.

buses OLEVEste sistema no es una novedad tecnológica en sí misma, ya que en los últimos tiempos se han presentado varios proyectos que exploraban esta vía y han llegado a fase experimental, como la carretera eléctrica de Volvo, pero ésta es la primera vez que se lleva a la práctica.

La gran ventaja de este tipo de carretera es que evitan parar en una electrolinera para recargar un vehículo eléctrico. Además, permite que los autobuses eléctricos lleven baterías más pequeñas y menos costosas, lo que reduce su peso y el consumo de energía considerablemente. La única salvedad es que solo los vehículos con los receptores adecuados podrán generar un campo electromagnético.

Por ahora Corea del Sur pondrá en marcha dos de estos autobuses (los únicos que pueden utilizar el sistema por ahora) que desarrollan una potencia de 136 CV. Estos autobuses se pondrán en servicio en un trayecto de 24 kilómetros. Se espera que en 2015 se añadan diez autobuses más a la red.

Aquí debajo os ofrecemos el vídeo de este novedoso sistema de recgarga:


Fuente: The Journalist

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta