800 unidades. Ni una más se fabricarán del Lamborghini Aventador SVJ Roadster, la versión más potente del Aventador Roadster que no es otro coche que la variante descapotable del Aventador SVJ Coupé, otro coche del que saldrán de Sant’Agata Bolognese apenas 900 unidades. Para hacerse con uno habrá que desembolsar 387.007 euros. Es el precio (sin impuestos) de contar uno de los descapotables más rápidos de la historia.

El gran protagonista del Lamborghini Aventador SVJ Roadster es su motor V12 de de 6.498 cc, que entrega a las cuatro ruedas nada menos que 770 CV de potencia a 8,500 rpm y 720 Nm de par a 7.250 rpm, mediante una caja de cambios automática de siete relaciones.

Cuando sabes que apenas pesa 1.575 kg los que debe mover ese motor, ya esperas que sus prestaciones sean realmente apabullantes. Lo son. Es capaz de alcanzar 100 km/h desde parado en 2,9 segundos y la aguja de su cuentakilómetros rebasa los 200 km/h en 8,8 segundos. Como pesa unos 50 kg más que la versión coupé también es cierto que estas cifras son  ligeramente peores. Eso sí, su equipo de frenos es capaz de detenerlo cuando va a 100 km/h en apenas 31 metros y ambos alcanzan los 350 km/h.

Parte de sobrepeso viene de los refuerzos que todo descapotable tiene para que el chasis iguale la rigidez de la variante cerrada. Para el techo se emplean, como en otras versiones Roadster del Aventador, un par de piezas de carbono (6 kg cada una), con un hueco en el maletero delantero donde pueden guardarse cuando no se utilizan (se retiran sin problema, soltando unos enganches desde el habitáculo).

No hay muchas más diferencias respecto del Coupé aparte del techo y las pareja de salientes en la zaga que culminan en los arcos de seguridad. Al menos a la vista, pues sí que varía la suspensión LMS, al tiempo que se mantiene el alucinante sistema de aerodinámica activa ALA 2.0, que mediante piezas móviles canaliza el aire para generar apoyo aerodinámico o liberarlo en distintos puntos, de manera independiente. De este modo, puede generar un 40% más carga aerodinámica que el Aventador SV.

El habitáculo del Lamborghini Aventador SVJ Roadster sigue el diseño apabullante, repleto de botones y ángulos. Destaca el selector de modos de conducción (puede elegirse entre Strada, Sport, Corsa y el personalizable Ego) y no hablaremos demasiado de los acabados, ya que quienes puedan pagarse el modelo “básico” seguramente llamarán al departamento Ad Personam de Lamborghini para crear un ejemplar único según sus gustos.

Fuente: Lamborghini
Galería de fotos:

Ver galeria (27 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta