Si por algo conocemos a Rowan Atkinson en esta cabecera (además de por su personaje Mr. Bean) es por su buen gusto con los coches. El actor británico cuenta con una suculenta colección, entre los que se encuentra un flamante McLaren F1. Y a veces, decide desprenderse de alguna de sus joyas, en este caso de dos de ellas. Ambas tienen características en común, son berlinas y están alimentadas por sendos motores de ocho cilindros.

Del Lancia Thema 8.32 ya hemos hablado en alguna ocasión y no necesita presentación. Se trata de la variante más deportiva de la berlina italiana, que tiene bajo el capó un motor V8 de 2.9 litros y 32 válvulas. Ésta mecánica procede directamente de Ferrari, concretamente se montaba en el Ferrari 308 GTB. Para el uso en este modelo, se redujo su potencia hasta los 215 CV, nada mal para un tracción delantera sin ayudas electrónicas.

Interior del Lancia Thema 8.32

El segundo ejemplar que vende Sir Atkinson es un exclusivo Mercedes-Benz 500E. Para los que no lo sepan, este modelo era el tope de gama de los W124 (sin contar el E 60 AMG) y fue fabricado por otra famosa marca alemana. Aunque parezca mentira, fue Porsche la que ensambló en Zuffenhausen este modelo. Bajo el capó se encuentra un motor V8 de 5.0 litros con 326 CV y 430 Nm. Sin duda una de las berlinas más rápidas de la época.

Tanto le gusta este modelo a Rowan Atkinson, que es el segundo que tiene. Además, solamente ha recorrido 85.000 kilómetros desde 1993 y está en perfecto estado de conservación. En definitiva, dos berlinas clásicas de altas prestaciones con un alto grado de exclusividad. Ambas serán subastadas por la casa Silverstone Auctions el próximo 24 de febrero. Seguro que alcanzan un precio a la altura de sus condiciones, potenciado por la popularidad de su actual dueño.

Fuente – Silverstone Auctions

Galería de fotos:

Ver galeria (5 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta