Logo de Noticias Coches
Porsche 911 Carrera RS 2.7 – 2
Mario Nogales

Medio siglo de legado del Porsche 911 Carrera RS 2.7: larga vida al cola de pato

Cuando hablamos de los mejores alerones de Porsche, uno de los más reseñables era sin duda el del Porsche 911 Carrera RS 2.7. Este modelo tiene el honor de haber sido el precursor de los actuales RennSport de la marca y de haber marcado una época al ser también el primer nueveonce con el apellido Carrera. Es recordado por muchos por su «cola de pato«, pero lo cierto es que contaba con un gran número de atributos que lo hacían sobresalir.

El 911 Carrera RS 2.7 fue el coche de producción más rápido de su época y el que inició la tendencia de los spoiler trasero para modelos de calle (antes estaba más destinado a los de competición). Y es que, al final, este ejemplar buscaba ser un coche de carreras cuando en mayo de 1972 se pusieron a desarrollarlo un equipo de quince ingenieros. Iba a ser homologado como un Grupo 4 en competición, por lo que era necesaria una producción de 500 unidades. Sin embargo, fue éxito fue tal que tuvieron que ampliarla.

En un mes ya se habían superado ese número de pedidos y un año y dos meses más tarde habían fabricado un total de 1.580 unidades. Finalmente, el Porsche 911 Carrera RS 2.7 era homologado también dentro del Grupo 3 y sus unidades quedaban repartidas de la siguiente manera: 17 unidades básicas, 1.308 del Touring, 200 ejemplares del Sport y 55 modelos de competición. Todos ellos tenían un punto en común, que no era otra cosa que su destacada mecánica.

Estrenaba un motor bóxer de seis cilindros y 2.7 litros que entregaba 210 CV y 255 Nm, un bloque que mantenía algunas de las virtudes del anterior 2.4. En la versión aligerada Sport tenía unas prestaciones muy destacadas, con una aceleración de 0 a 100 km/h 5,8 segundos y una velocidad máxima de 245 km/h. Eso le convertía en el más rápido de la época y una referencia en valores como el peso, prestaciones, aerodinámica y estabilidad.

Para llegar a esa «cola de pato» se hicieron pruebas con varios tipos de spoiler trasero en túnel de viento y en pistas de ensayo. Era necesario que guardase la estética del modelo, así que surgió esa forma que suministraba aire adicional para refrigerar el motor trasero sin aumentar la resistencia al avance. De hecho, consiguieron incrementar la velocidad máxima, gracias también a mejoras en el chasis que se traducían en una mejor tracción y estabilidad. Por primera vez montaron neumáticos de diferente tamaño en los ejes delantero y trasero (185/70 VR 15 delante y 215/60 VR 15 detrás).

El nombre Carrera fue usado por primera vez en producción en este ejemplar y hacía referencia a la «Carrera Panamericana» que había sido ganada por el 550 Spyder en 1953. Las letras fueron colocadas en la zona entre los pasos de rueda para que se vieran de forma clara, siendo un rasgo muy característico. La denominación Carrera y la abreviatura RS se mantienen en la actualidad, medio siglo después del Porsche 911 Carrera RS 2.7, reservadas para las versiones más prestacionales.

Galería de fotos:

  • coches clásicos
  • Porsche
  • Porsche 911