El mundo cambia a pasos agigantados. Como os contábamos en este artículo, los jóvenes estadounidenses no ven el coche como algo cool, ni como una muestra de status social (qué pensaría Alfred P. Sloan de esto), ni nada parecido. Para ellos es un cacharro contaminante que no les permite conectarse a su mundo a través de Internet. Y claro, la venta de coches a vehículos a menores de 30 años se ha desmoronado en Estados Unidos.

No es un fenómeno exclusivo de EE.UU. Ocurre en todo el mundo debido a que cada vez la población se concentra más en ciudades. Y en una urbe, el coche es más una fuente de quebraderos de cabeza que un modo eficaz de moverse. Las nuevas generaciones urbanas no sólo no compran coche. Es que ni siquiera se interesan por ellos. Esto ocurre en España y lo voy a ilustrar con una historia personal: Antes de escribir para coches.com lo hice en varias revistas de información general, que cubrían un enorme abanico de temas. Me “vi empujado” (era un placer) a escribir todo lo relacionado del motor, porque para el resto de redactores era algo marciano, como escribir de física nucelar. Yo nací en As Pontes, un pueblo de Galicia, donde los coches suponían la mejor forma de tener contacto con el exterior. Te permitían conocer gente, lugares nuevos y llegar a eventos fantásticos a los que de otro modo no podrías ir jamás. Te daba libertad, emociones y sensaciones… Y es fácil escribir sobre algo así.

Allí los coches eran (y son) una herramienta ya no útil, sino imprescindible. Pero en una ciudad el panorama cambia por completo. El coche es un estorbo: Además del coste de mantenimiento y gasolina, pagas una barbaridad por poder aparcarlo y el tráfico hace imposible que disfrutes de la conducción. Además, existe una red magnífica de transporte público (yo la uso todos los días) con la que puedes llegar a cualquier rincón insospechado.

Si a todo esto unimos que Internet y las Redes Sociales han hecho posible estar en contacto con gente aunque estén lejos y que, gracias a los móviles, este contacto puede establecerse en cualquier lugar… ¿Para qué diablos quieres un coche en una cidad? ¿Para qué entonces preocuparse del nuevo modelo que sale o de la próxima motorización? Los jóvenes están más interesados por los teléfonos que por los coches, ya que ahora es el teléfono el que te pone en contacto con la gente (aunque sea de manera virtual).

Lógicamente, yo no soy ningún gurú capaz de descubrir el futuro en cuatro párrafos. Los fabricantes de coches son conocedores de esta tendencia imparable y ya piensan en ese futuro concreto. Mercedes, por ejemplo, ya está desarrollando una línea más barata dirigida a esos jóvenes que ponen más atención en los móviles que en los vehículos: según lo que pudo verse en el CES de Las Vegas (la gran Feria de Electrónica de consumo), los coches del futuro ofrecerán menos de coche y mucho más Internet.

Steve Cannon

Y la tendencia empieza ya. Steve Cannon, director ejecutivo de Mercedes Benz en EE.UU. anunció que en 2013 el fabricante lanzará una gama de coches compactos más baratos, diseñados desde cero y con la tecnología que hará quelos jóvenes se sientan como en casa. “Estamos rediseñando nuestro punto de entrada a la marca”, explicó Cannon. “Estos compradores más jóvenes serán más sensibles a los precios y valorarán más la experiencia de la conectividad”.

Es algo uinevitable: “La capacidad de éxito de la empresa ahora depende de satisfacer a consumidores con edades comprendidas entre finales de la veintena e inicios de la treintena, para quienes la vida sin teléfonos inteligentes resulta inimaginable”. Mercedes ha dado pocos detalles sobre los nuevos modelos, ni siquiera nombres. Pero en el CES pudieron verse más fabricantes de automóviles que nunca. Ford (que ya trabaja en Silicon valley), Kia y Audi también estaban presentes… Más para presentar software, conectividad y aplicaciones, que para hablar de caballos de potencia o sistemas de tracción.

El gran rival de Mercedes a nivel global, BMW, también explora ese camino. Su director de diseño en EE.UU., Adrian Van Hooydonk habla de cómo la tecnología de la comunicación invade el coche. Los diseñadores han pasado de diseñar puertas y alerones a pensar más las interfaces de usuario, las pantallas planas y los trucos de animación de Hollywood. E sposible que los coches del futuro tengan pantallas flexibles, que se puedan integrar en la forma del salpicadero o el asiento: “No habrá un límite tan claro entre un botón, una pantalla y un elemento decorativo en un salpicadero”, asegura.

Pero hay más: “Otra cosa que cambiará en las pantallas será cómo las manejamos. El control mediante la voz y los gestos llegará muy pronto. La idea de apretar un botón ya ha cambiado en los ordenadores y está a punto de cambiar en las televisiones. También cambiará en los coches”, asegura Van Hooydonk.

Para desarrollar todas estas ideas, los fabricantes buscan soluciones… en Hollywood.  “Necesitamos un tipo de diseñador diferente. En Los Ángeles buscamos artistas de animación, porque la industria del cine también los necesita. Ése es el perfil que buscamos. Casi hay que hacer un guión antes de diseñar lo que sucede en la pantalla. Necesitas saber sobre cómo se rueda, sobre ángulos de cámara y animación, cómo hacer que las cosas cambien o se sucedan en la pantalla. Ruper Sladtler, CEO de Audi, se ha manifiestado de forma parecida: “Tardamos 60 meses en diseñar un coche nuevo. En el mismo tiempo, Apple presenta cinco nuevos modelos. Necesitamos alcanzarlos”.

Tendrán que tener cuidado, ya que los telefono móviles (y la tecnología) tienen ciclos de vida difrentes a los coches. Un móvil está obsoleto en un año, pero un coche sigue fuincionando correctamente ocho años más tarde. Quizás a los emprendedores de Silicon Valley podrían darse una vuelta por Detroit ya que quizá sus conceptos de negocio no sean tan anticuados como creen.

Además a los que nos gusta conducir (no hay publicidad subliminal en esta frase), nos preocupa otro aspecto de todo esto. ¿Y la seguridad? Se le ofrece a los conductores una interfaz de usuario, colorida y animada a los conductores… ¿Y la carretera? Un coche no es un iPad que usas tirado en el sofá. En el coche puedes sufrir accidentes. En Estados Unidos también son conscientes de eso. De hechom en diciembre de 2011, el Comité Nacional de Seguridad en el Transporte recomendó prohibir el uso de cualquier tipo de aparato móvil al conducir, incluyendo los manos libres. Un miembro del comité comparó el uso del  teléfono en el coche con conducir borracho. Así que ya pueden hacer todas estas innovaciones dela manera más segura… O los legisladores acabarán por prohibirlo.

Vía: MIT, 1, 2

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta