Lo quieras o no, los coches autónomos llegarán antes de lo que piensas. Y una de las marcas que más trabaja en ello es Audi. Se espera que el Audi A8 se mueva solo entre los atascos en 2016 y ya hemos visto también cómo pretenden que te bajes del coche y él aparcará solo. Son esos los dos caminos por los que empezará el desembarco de los coches autónomos en la marca de los cuatro aros. Vamos ahora a ver cómo funcionarán, más en profuncidad.

Conducción pilotada para aparcamiento en parkings

Los ingenieros de Audi trabajan en la puesta a punto de un sistema de ayuda al aparcamiento que permitirá al conductor bajarse del vehículo y que la maniobra se realice de forma automática, mediante el guiado de forma inalámbrica WLAN, y con la ayuda de sensores y cámaras que supervisarán el entorno.

Gracias a la conducción pilotada de Audi, pronto el conductor podrá bajarse cómodamente del vehículo ante el garaje o una plaza de aparcamiento estrecha e indicarle a través de la llave con mando a distancia o de un smartphone que aparque de forma autónoma. Bajo la supervisión del conductor, el vehículo se sirve del sistema de sensores equipados en el vehículo para realizar las maniobras de giro e introducirse por sí solo en el hueco o en el garaje; cuando detecta un obstáculo, se detiene inmediatamente. Una vez ha alcanzado la posición final, apaga el motor, desactiva el encendido y bloquea las puertas.

Por último, envía un mensaje de confirmación al conductor. La maniobra para desaparcar o salir del propio garaje o de una plaza de aparcamiento resulta igual de cómoda y sencilla y basta con pulsar un botón. Una vez que el vehículo ha terminado de maniobrar, el conductor y los pasajeros se pueden subir a él cómodamente y ponerse en marcha.

En una versión más sofisticada, Audi trabaja en un sistema que hará posible que los vehículos pueden aparcar y desaparcar de forma autónoma en parkings o aparcamientos subterráneos. Esta tecnología del futuro es activada por el conductor con ayuda de una aplicación específica para smartphone.

Para ello el parking deberá estar adaptado. Audi ya trabaja en un parking de Ingolstadt con este tipo de tecnología para realizar ensayos reales. El objetivo es llegar a poder gestionar toda la maniobra de aparcamiento de forma fiable sin tener que realizar actualizaciones técnicas en el vehículo, utilizando sensores de producción en serie ya existentes para identificar su posición. Asimismo, la marca de los cuatro aros ya ha puesto en marcha en Ingolstadt un proyecto piloto para la implantación del sistema Audi connect wireless payment, que integra el pago inalámbrico del parking en el vehículo como un servicio más de Audi connect. Puedes ver u funcionamiento en este vídeo:


Sistema de conducción pilotada en atascos

Ya en la actualidad podemos encontrar en los coches un sinfín de sistemas de asistencia a la conducción para que sea una experiencia más cómoda y segura. El siguiente paso consiste en crear sistemas que, si el conductor lo desea, se encarguen de la totalidad de la conducción durante un tiempo, como en los atascos.

La conducción pilotada en atascos de Audi aliviará al conductor en situaciones de tráfico denso y lento. A velocidades de entre 0 y 60 km/h, el sistema se hace cargo, dentro de unos ciertos límites, de las maniobras de giro, y además, es capaz de acelerar y de frenar el vehículo de forma autónoma.

El nuevo sistema se basa en el Audi adaptive cruise control (ACC) con función Stop & Go, ampliado con nuevos componentes del guiado transversal. Dos sensores de radar registran la zona delantera del vehículo, cubriendo un campo angular de unos 35 grados y una distancia de hasta 250 metros. Una cámara de vídeo observa las líneas de la calzada, si bien puede identificar objetos como peatones, otros vehículos y guardarraíles. Ocho sensores de ultrasonidos supervisan las zonas situadas ante del vehículo y en sus esquinas. Adicionalmente se utiliza un escáner láser que proporciona detalles de gran precisión en un ángulo de unos 140 grados y a una distancia de hasta 80 metros delante del frontal del vehículo.

El sistema de Audi para la conducción pilotada en atascos analiza permanentemente la velocidad del propio vehículo y la de los vehículos de alrededor. Si a partir de estos datos detecta un atasco circulando por debajo de los 60 km/h, el conductor puede activar la función de asistencia. Al reanudar la marcha y frenar, el sistema se comporta como la función Audi ACC Stop & Go y reacciona adicionalmente ante los vehículos que se incorporan o que desean abandonar el propio carril facilitando la maniobra. Cuando se acaba el atasco, el coche avisa al conductor para que se haga cargo de la situación. Puedes ver cómo funciona en este vídeo:


Fuente: Audi

1 COMENTARIO

Deja una respuesta