Hemos hablado en muchas ocasiones del peligro que tiene utilizar el teléfono móvil al volante. Es una de las principales distracciones y, según un estudio reciente, se está cobrando casi 400 víctimas mortales al año. Por eso la DGT realizó una campaña de vigilancia y concienciación sobre las distracciones durante la semana del 16 al 22 de septiembre. Ahora llegan unos resultados que no dejan de sorprender pues el balance es que se han multado a 5.794 conductores en ese periodo de tiempo.

La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil vigiló a más de 342.000 vehículos que circulaban por carreteras convencionales y se llegado a hacer un total de 8.213 controles durante dicha semana. Y estaba claro que el uso del teléfono móvil iba a ser la acción más detectada. Se formularon un total de 2.267 denuncias por esta acción, suponiendo un 38,5 % del total. Y eso que ya avisamos que mandar un simple WhatsApp puede suponer recorrer 600 metros “a ciegas”. Por eso la DGT quiere modificar la Ley del Permiso por Puntos y que esta sanción aumente de 3 a 6 puntos.

Aunque también se han detectado otro tipo de distracciones al volante que se llevaron multa, concretamente otras 1.392, siendo algunas de ellas muy llamativas. Porque no nos entra en la cabeza que 372 conductores fueran pillados poniéndose el cinturón durante la marcha. Tampoco podemos concebir como 384 conductores fueron denunciados por el uso de cascos o auriculares cuando ya la mayoría de vehículos cuentan con una conectividad completa para los que no, hay dispositivos muy baratos.

También se detectó a 128 personas leyendo documentos mientras conducían, a 78 que buscaban objetos en el habitáculo, a 33 que manipulaban el navegador o un reproductor de vídeo/DVD, a 32 que iban comiendo durante la marca y a otros 32 por distraerse con otros usuarios. Incluso hubo 6 multas por fumar, algo que no está prohibido al volante. Sin embargo, se puede considerar distracción y terminar en multa como en esos casos.

Fuente: DGT

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta