Digno de aparecer en la próxima película de Batman, como uno de los vehículos del multimillonario Bruce Wayne, otro que no le andará a la zaga ha decidido hacer un pedido muy especial a McLaren Special Operations (MSO), la división del grupo inglés dedicada a “satisfacer” los sueños de sus clientes más adinerados.

Ya sabemos aquella frase que dicen todos los que no tienen problemas económicos: “el dinero no da la felicidad… pero hace que te aproximes mucho a ella”. En el caso del acaudalado personaje (cuya identidad no ha sido facilitada), debe encontrarse mucho más cerca, ya que tras varios años de espera por fin ha conseguido que su sueño se materialice en este auténtico capricho rodante forrado de fibra de carbono (es lo que en el argot se denomina un “one-off”).

¿Se asemeja a un McLaren MP4-12C o al próximo coche de Batman?
¿Se asemeja a un McLaren MP4-12C o al próximo coche de Batman?

Y es que no solo se ha de tener mucho dinero, sino los contactos necesarios para que un “ocupado” Ron Dennis dé el visto bueno a esta peculiar realización. Disponiendo en su garaje de un McLaren F1 y un McLaren Mercedes-Benz SLR (es de suponer que entre otros muchos), ahora lo será de un McLaren MP4 12C “un tanto especial”.

Tras el beneplácito del Presidente Ejecutivo, tuvieron lugar diversas reuniones con Paul MacKenzie (Director del Programa McLaren Special Operations) y Frank Stephenson (Director de Diseño) en las que se pormenorizaron las características de este singular vehículo, entre las que destacaba el deseo de su futuro propietario de que tuviese una “elegancia atemporal y clásica”, lo que supuso todo un reto para el grupo dirigido por el diseñador nacido en Casablanca. Pero como ya ha demostrado en anteriores ocasiones a lo largo de su carrera (fue el “creador”, entre otros del nuevo MINI o el Fiat 500) le atraen este tipo de desafíos.

Durante estas reuniones se presentaron imágenes de diversos automóviles clásicos para que sirvieran de ejemplo e inspiración y también de otros objetos y personajes por los que el multimillonario sentía especial predilección, desde un Facel Vega de 1961, hasta un Chrysler D’Elegance Ghia de 1953, un Buick Electra de 1959, un Mercedes-Benz 540K de 1939 y un ¡¡Citroën SM de 1971!!. También había varias imágenes de iconos arquitectónicos como los Museos Guggenheim de Nueva York y Bilbao, un reloj “art-decó” de la marca Jaeger LeCoultre, una caravana Airstream, una pluma Montblanc Thomas Mann o un piano de cola. Incluso una fotografía, en blanco y negro, de Audrey Hepburn.

El McLaren X-1 es el resultado final de estrambóticas “exigencias” de su futuro propietario
El McLaren X-1 es el resultado final de las estrambóticas “exigencias” de su futuro propietario

El cliente, además, quería que el proyecto fuese realizado conjuntamente entre diseñadores ajenos a la marca (fuera del mundo automovilístico) y el propio equipo de McLaren. Quien mejor supo interpretar los deseos de este magnate fue el creador coreano Hong Yeo, cuyo modelo llegó finalmente a materializarse, bajo la dirección de Frank Stephenson.

Uno de los mayores retos para interpretar la anteriormente mencionada “elegancia atemporal y clásica” consistía en que los vehículos en los que se inspiraban disponían de grandes motores longitudinales delanteros y tracción trasera, algo que chocaba frontalmente con la base elegida (el MP4-12C), un superdeportivo que emplea un motor V8  en posición central. Así que hubo que realizar numerosas modificaciones sobre el diseño original hasta encontrar el perfecto equilibrio visual.

A partir de este diseño se realizó una maqueta en arcilla a un 30% del tamaño real para explorar su aspecto tridimensional final, por explícito deseo del futuro propietario, cuando normalmente esto se hace en un ordenador con aplicaciones de diseño 3D. Todo el proceso supuso más de 18 meses de trabajo hasta lograr el visto bueno final del “exigente” cliente.

El interior no es tan "peculiar" como el exterior...
El interior no es tan "peculiar" como el exterior...

La marca de Woking inició el trabajo partiendo de un chasis MonoCell, realizado en fibra de carbono (el mismo empleado por el MP4-12C), pero a partir de ahí todo a sido realizado exprofeso y a medida, desde las luces hasta las ruedas, lo que conlleva todo un nuevo proceso de homologación y pruebas, contando con un programa de desarrollo específico para esta unidad (“poderoso caballero es Don Dinero”), ya que no se trataba de un prototipo para mostrar en un salón del automóvil, tenía que poder circular por vías públicas a altísimas velocidades (donde se pueda), satisfaciendo con creces los altísimos estándares de calidad de la firma británica. Esto incluía test aerodinámicos en túnel de viento o intensas jornadas de pruebas en el circuito de Idiada (Tarragona) a los mandos del jefe de pruebas de McLaren, Chris Goodwin.

Todos los paneles de la carrocería están realizados en fibra de carbono, acabados en un color “negro piano” enriquecido, tal como deseaba el propietario; mientras que los laterales, también de fibra de carbono, presentan este caro material lacado, dejando vislumbrar su estructura. Los adornos de la carrocería o elementos metálicos tales como el logo de McLaren o los mecanismos de accionamiento del alerón retráctil (Airbrake) han sido realizados partiendo de un bloque de aluminio, torneándolos y lacándolos posteriormente.

Las ruedas traseras carenadas marcan el diseño de la parte posterior
Las ruedas traseras carenadas marcan el diseño de la parte posterior

Quizá una de las características de su diseño más llamativas son las ruedas traseras carenadas. Los paneles de fibra de carbono que los cubren basculan para poder tener acceso a las mismas en caso de necesidad. Las puertas también se han desarrollado específicamente para el McLaren X-1, manteniendo incluso el sistema de apertura mediante bisagras dobles. El techo, como no podía ser de otra forma, también es nuevo.

El X-1 tiene una longitud total de 4.658 mm (109 mm más que un MP4-12C), la anchura es de 2.097 mm (contando con los espejos), lo que supone un aumento de 188 mm. En cambio, a pesar de las numerosas modificaciones, la altura se mantiene en 1.199 mm. Por su parte el peso en vacío es casi idéntico (alrededor de 1.400 kg), gracias a la utilización de materiales ligeros, y eso a pesar de las mayores dimensiones.

La arquitectura interior no ha variado en demasía (comparado a cómo lo ha hecho el exterior), aunque sí se ha realizado una completa personalización, donde destacan el cuero Nappa, en tonalidad Harissa Red McLaren, empleado en los asientos, puertas y molduras del techo o los marcos de aluminio mecanizado y niquelado. Las molduras interiores de fibra de carbono tienen un entretejido de titanio para dotarlas de una apariencia tridimensional. Incluso las alfombras están realizadas con pelo insertado de Andesita (una rara roca volcánica).

Su presentación en Pebble Beach es un escaparate para McLaren Special Operations (MSO)
Su presentación en Pebble Beach es un escaparate para McLaren Special Operations (MSO)

En cuanto a la planta motriz emplea las mismas especificaciones que el McLaren MP4-12C en su versión 2013. Os recordamos que se trata de un V8 biturbo de 3.799 centímetros cúbicos, que ofrece nada menos que 625 CV a 7.500 r.p.m., con un par máximo de 600 Nm entre 3.000 y 7.000 r.p.m. Las emisiones de CO2 se sitúan en 279 gr/km y el consumo medio combinado es de 11,7 litros cada 100 km. Las prestaciones no han sido facilitadas, pero no variarán mucho de las mostradas por el modelo de partida, que es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 3,1 segundos, de 0 a 200 km/h en 8,8 segundos y de 0 a 300 km/h en 26,5 segundos. Por su lado la velocidad máxima alcanza unos estratosféricos 333 km/h.

¿El precio? No ha sido comunicado (¿sería de mal gusto?) pero es fácil suponer que supere en mucho (muchísimo) el de la versión donante, ¿quizá añadiéndole un “cero” más?.

Desde luego a pesar de las estrambóticas “exigencias” del propietario, el resultado final es totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados y su presentación en Pebble Beach, donde acuden una gran cantidad de potentados (para adquirir, entre otros, los modelos que ayer os mostramos), constituye una excelente acción de marketing para mostrar de lo que en McLaren Special Operations (MSO) son capaces. Pues es precisamente en este tipo de modelos donde los propietarios están más interesados en dejar su impronta para diferenciarse de su “vecino de yate en Montecarlo”

Galería de imágenes:

Ver galeria (18 fotos)

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta