Logo de Noticias Coches
coche clasico americano playa
Victoria Fuentes

Los diez mejores coches para ir a la playa

Si has ido a Ibiza probablemente hayas visto desfilar por la carretera un coche descapotable muy vintage tipo 4×4 pero más bajo, con gente con ganas de fiesta en su interior. Es el Citröen Méhari, un clásico de las playas. Y ahora que es temporada, te traemos una lista de vehículos hechos para la fina arena que baña las costas o las dunas del desierto. Unos más asequibles y más seguros que otros, y sobre todo algunos más fáciles de encontrar, pero todos nos dan ganas de hacer un road trip por alguna costa perdida.

1. Citroën Méhari

Este descapotable de bajo costo fue producido por el fabricante francés Citroën entre 1968 y 1988. Tiene un motor de 67 CV y alcanza los 100 km/h, pero para ir a la playa no hace falta correr tanto. Tan sólo se fabricaron 1.000 unidades del Citroën Mehari en España, Francia y otros países europeos. Está basado en el Citroën 2CV y su motor era el mismo que el del 2CV. Su carrocería es de plástico, por lo que resulta más fácil de limpiar pero nada cómoda para sentarte cuando le está pegando el sol de agosto. Aún así todo un must.

La pasada primavera Citroën lo trajo de nuevo a la vida lanzando el modelo eléctrico de este clásico: el e-Mehari. Sigue con su estética surfista y recuerda en algún punto al Mehari original, como las puertas laterales (ahora con líneas más redondeadas), el hecho de que sea descapotable y que pueda montar un techo por piezas.

2. Cactus M

El Cactus M es un prototipo en clave retro que vendría a ser hijo del Méhari y hermano del Citroën C4 Cactus. Descapotable y también con un aire muy surfero, dispone de dos grandes puertas, de plástico que acentúan la impresión de compacidad del coche. Su originalidad reside en la plancha de madera ubicada entre el arco y el montante del parabrisas, ideal para colocar los imprescindibles para veranear. Además dispone de interiores de lo más originales y coloridos.

3. Jeep Wrangler X

Si hay un todoterreno que todo el mundo puede reconocer de inmediato como tal, ese es el Jeep Wrangler. Esta serie especial se basa en el Wrangler Sahara. El Wrangler X es una edición especial que se diferencia estéticamente porque la parrilla de siete ranuras del color de la carrocería cuenta con inserciones en color negro Gloss, un capó con dos tomas de aire, llantas de 18 pulgadas.

Su motor es el 2.8 CRD con 200 CV de potencia, combinado con el cambio automático de cinco relaciones y el sistema de tracción total Command Trac NV241 a tiempo parcial con función “Shift on Fly” y reductora ¿Te lo imaginas por alguna duna?

4. Citroen C3 Pluriel

El C3 Pluriel forma parte de lo que podemos denominar coches innovadores e inusuales. Este original convertible constaba de varias posiciones para el techo: cerrado, central o descapotado, dependiendo del tiempo o del humor del que estés. Los asientos traseros se pueden abatir para aportar mayor espacio. Difícil de encontrar pero curioso y práctico.

5. Mazda MX-5

Todo un clásico de los biplazas. Elegante, refinado, versátil y ligero, se sube al podio de los roadsters más populares del mundo, que cuenta con varias generaciones ya a sus espaldas y ahora mismo está a la venta el MX-5 2015. Respuesta dócil y estructura aerodinámica: el parabrisas y la cabina están diseñadas para suavizar la corriente de aire cuando conduces sin capota. Para ir a la playa con mucha, mucha clase.

6. Suzuki Jimny

El Suzuki Jimny 2015 es un superviviente de los tiempos en que no existían SUV, sino que esos coches de aspecto fiero eran todoterrenos de verdad. Y ahí sigue, sin apenas modificaciones en su configuración, desde 1999. El interior siempre ha destacado por su sobriedad en cuanto al interior y acabados, aunque se han añadido algunos extras como tapizados de mayor calidad y selector de cambio de marchas. Sigue siendo de los todoterrenenos más baratos del mercado.

7. Buggy

No podía faltar en nuestra lista este vehículo diseñado para rodar sobre la arena, bien de la playa o por las dunas del desierto e incluso para trabajar en el campo. De chasis ligero y ruedas grandes, encuentra su principal influencia en el Volkswagen Escarabajo.

Hoy existen buggies tanto basados en modelos de producción como totalmente artesanales. Suelen tener tracción trasera, al igual que el motor que se encuentra detrás. Legalmente su potencia está limitada a 20 CV, pero no es raro ver alguno con motores de hasta 1.100 cc, que superan el límite de 70 km/h que se les ha impuesto.

8. Volkswagen T2

Y aquí tenemos la furgoneta más famosa, hippie, simbólica y viajera de toda la historia. La Volkswagen Transporter T2 (o Kombi), se fabricó en Hannover (Alemania), entre 1967 y 1979, pero la Volkswagen Kombi se fabricó hasta hace bien poco en Brasil. Para despedirla, Volkswagen creó una edición especial, la Kombi Last Edition. Fue tal el interés que generó esta serie limitada, destinada exclusivamente al mercado brasileño, que hubo que duplicar su producción a 1.200 unidades.

Entre 1976 y 2013 se vendió en Brasil, siguiendo la tendencia local, y a finales de 2005 se reemplazó el motor boxer por uno de 4 cilindros en línea 1.4 l refrigerado por agua con tecnología Total Flex, pudiendo utilizar etanol o gasolina, indistintamente. Ahora soñamos con la Volkswagen California T6, la sexta generación de uno de sus modelos con más recorrido a lo largo de su historia, con nada menos que 65 años a sus espaldas. Para viajar, acampar y soñar.

9. Suzuki Samurai

Hijo del Jimny, el Suzuki Samurai, previamente conocido como Suzuki Jeep 80, fue todo un habitual del asfalto en los 80. Este todoterreno de pequeño tamaño pero alto rendimiento, tiene un techo de lona y han sido utilizados en muchas competiciones Off Road por ser relativamente fáciles de modificar.

10. Mini Moke

La historia de este coche sin puertas se remonta a la fabricación del primer Mini, cuando el fabricante quiso aprovechar todos los componentes y sistemas de fabricación para construir un vehículo fuerte que pudiera hacer algunas de las tareas que hacia el Land Rover, por aquella época en el ejército.

En el Moke todo se puede retirar dejando el coche completamente descapotable. Dentro tiene interruptor de luces, luces antiniebla, botón de luces de emergencia, ventilador para la calefacción y bocina. Se trata de un motor 1300cc con 60cv asociado a una caja de cambios no sincronizada, de cuatro velocidades. A 80 km/h este divertidísimo artefacto vibra como si se fuera a descomponer. Después de conseguir los 80 km/h habrá que detenerlo y esta tarea es algo más peculiar, ya que sus cuatro frenos de tambor tienden a bloquearse cuando y por donde quieren. Pero tiene una ventaja: es más estable que un Porsche 911. Este Moke se agarra al asfalto como si llevara pegamento en las ruedas; aquí es donde se nota que es hermano del Mini, aunque a dirección es “insistida”. Además, con un diseño tan aséptico, te puedes meter en el agua y volverte a casa sin miedo a estropear su interior y habiendo pasado un buen rato.

Y tú, ¿cuál te llevarías a la playa?

Fuentes e imágenes: Autofácil.es, Flickr.

  • verano
  • viaje