Con el nuevo Mercedes GLE Coupé llega también su variante deportiva (y por ahora única con motor de gasolina). Es el Mercedes-AMG GLE 53 4 MATIC Coupé,que como la variante “normal”, apuesta por la hibridación ligera, con tecnología semihíbrida de 48 Voltios, complementada por una estética más agresiva.

Bajo el capó esta versión oculta el motor 3.0 litros biturbo de seis cilindros en línea que entrega 435 CV de potencia a 6.100 rpm y un gran par motor de 530 Nm entre las 1.800 y 5.800 rpm. A esta mecánica convencional se suma función EQ-Boost, una potencia eléctrica adicional de 16 kW (22 CV) durante un periodo breve de tiempo. El propulsor cuenta con funciones específicas de la propulsión híbrida, como el planeo.

Este sistema ofrece muy buenas prestaciones en el vehículo, pues es capaz de acelerar de 0-100 km/h en 5,3 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h. gracias a la tecnología Mild Hybrid el consumo medio se queda en 9,3 l/100 km, que equivalen a 212 g/km de emisiones de CO2. Ojo, los datos ya se han homolgado con el ciclo WLTP y en condiciones reales de conducción.

La mecánica se asocia a la transmisión automática de doble embrague con nueve velocidades AMG Speedshift TCT y al sistema de tracción total de la marca 4MATIC+. Este dispone de nuevos perfiles en sus modos de conducción, hasta un total de siete: Carretera resbaladiza, Confort, Sport, Sport + e Individual, además de los Trail y Sand más enfocados a la conducción fuera del asfalto. Tanto la transmisión como el tren de rodaje han sido desarrollados en la planta de Affalterbach.

La suspensión neumática Airmatic se puede complementar con el opcional E-Active Body Control, que puede regular las fuerzas de suspensión y amortiguación de forma individual, movimientos verticales y de cabeceo y anticipándose en los tramos de una ruta.

Toda esta tecnología motriz tiene reflejo en un exterior diferenciado. El Mercedes-AMG GLE 53 4MATIC Coupé, tiene una parrilla del radiador con lamas verticales cromadas y una doble lama horizontal que soporta la estrella de la marca en el centro y piezas cromadas en las tomas de aire frontales. También hay un difusor que integra las cuatro salidas de escape, ubicadas en los extremos por parejas y llantas de aleación de serie de 22 pulgadas. Y todo esto puede variar con los diferentes paquetes estéticos (como el AMG Black Sport que suma detalles en negro) y el amplio listado de opcionales.

En el interior se sigue el esquema conocido, si bien hay muchos más detalles para incidir en el ambiente deportivo, como las costuras rojas en la tapicería, a juego como los cinturones de seguridad… pero como la carrocería, puede hacerse prácticamente al gusto de cada uno. Eso sí, en un modelo así parece que el volante deportivo de tres radios, con levas de alumino tras él para controlar manualmente el cambio, pedales en alumino… son imprescindibles.

Fuente: Daimler
Galería de fotos:

Ver galeria (34 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta