El Mercedes-Benz E 300 de se muestra como la alternativa híbrida enchufable diésel de la firma de la estrella. Disponible tanto en berlina como en Estate, las primeras unidades ya han comenzado a desembarcar en la península. En total, el conjunto híbrido es capaz de generar 306 CV y homologar un consumo medio de 1,7 l/100 km de gasóleo y 18,7 kWh/100 km (19,7 kWh/100 km en el Estate), beneficiándose del distintivo ambiental de la DGT “Cero Emisiones”.

Bajo el capó encontramos el turbodiésel tertracilíndrico OM654 de 194 CV y 400 Nm. Junto a él, un motor eléctrico de 122 CV y 440 Nm de par motor. Funcionando al unísono, ambos motores transmiten conjuntamente 306 CV y 700 Nm al eje trasero a través de la caja de cambios de nueve relaciones 9G-Tronic. Con estas cifras, etiqueta ECO no significa lentitud. El Mercdes-Benz Clase E 300 de es capaz de cubrir el 0 a 100 km/h en 5,9 segundos, y proseguir con el mismo ímpetu hasta los 250 km/h de velocidad punta limitada electrónicamente.

Gracias a un gasto medio homologado de 1,7 l/100 km y un nivel medio de emisiones de CO2 de 41-44 g/km, el Mercedes-Benz Clase E 300 de goza del distintivo “Cero Emisiones”

La batería de iones de litio se ubica en la parte posterior del coche. Cuenta con una capacidad de 13,5 kWh (6,4 kWh antes) que permite una autonomía de 54 km en modo puramente eléctrico (52 km con carrocería Estate). Al igual que su hermano de gasolina el Mercedes-Benz Clase E 300 e, la vertiente híbrida diésel equipa a bordo un cargador con una potencia de 7,4 kW. Conectado a una conexión Wallbox, puede recargar la batería de un 10 a un 100% en tan solo hora y media. Usando una toma de corriente estándar, el periodo de carga se incrementa hasta las cinco horas.

El conductor puede elegir entre cinco programas de conducción y cuatro modos de servicio, adaptando así la estrategia de la gestión de la propulsión a sus preferencias y a las reservas energéticas a bordo. Este sistema alcanza su máxima eficiencia en el modo Economy y en el modo Comfort. En cuanto a los sistemas de asistencia a la conducción, no faltan elementos como sensores de radar, cámara y sistema de navegación. También se tiene en cuenta la topografía de la ruta y el tráfico para calcular el momento en que el conductor debería levantar el pie del acelerador (con el fin de aprovechar la inercia para cargar la batería), cuándo y con qué frecuencia debe cambiarse de relación para ahorrar combustible y aumentar la autonomía de la propulsión eléctrica.

Ya disponible en nuestro país, el Mercedes-Benz Clase E 300 de parte de un precio recomendado de 66.400 euros en el caso de la berlina y de 69.050 para la carrocería familiar.

Galería de fotos:

Ver galeria (6 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta