Desde esa primera llegada del hombre a la Luna ha pasado mucho tiempo, pero hay cosas que permanecen intactas en las memorias de la mayoría de personas. Y ahí hay que incluir la presencia del rover lunar, ese vehículo encargado de recorrer la superficie del asteroide. A lo largo de la historia los ha habido de todo tipo, algunos de tamaño compacto y otros más grandes para llevar humanos a bordo. Ahora la NASA pide ayuda a los fabricantes de coches para desarrollar su próximo vehículo lunar.

A medida que siguen avanzando con el programa Artemis, que pretende llevar de vuelta a humanos a la Luna, están buscando soluciones para moverse por su superficie. Una de las solicitudes hace referencia a sistemas de movilidad robótica y la otra a rovers lunares. Estos vehículos deberían ser eléctricos, no presurizados (abiertos), contar con conducción autónoma en situaciones de iluminación de alto contraste y en terrenos peligrosos, por lo que habría que incluir neumáticos especiales.

Lo cierto es que el primer rover lunar de nueva generación tendría que estar listo para el año 2024, la fecha para la que se calcula que tendrá lugar la misión espacial por la que se volverá a pisar la superficie de la Luna. Los vehículos no son para llevar de paseo a los astronautas, sino para llegar a zonas que ellos no pueden explorar. El Polo Sur lunar es una de las zonas señaladas en la misión y la evolución del rover será clave para aumentar el área a investigar.

Hay que destacar que durante la exploración del Apolo 11 apenas se cubrió media milla (805 metros), mientras que en los Apolos 15 y 17 se aumentó el área hasta los 24 kilómetros. Al ser un anuncio de la NASA suponemos que solo los fabricantes americanos querrían contribuir a la causa. Una pena, pues ya hay otros como Toyota o Audi que han investigado en este campo y que tienen ya prototipos desarrollados.

Fuente: NASA

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta