Conocidos por su distintivo diseño y su reputación de ofrecer potencia y rendimiento a un precio competitivo, los Nissan con el sello “Z” han dejado su huella en la industria mundial de los coches deportivos. Su historia ha tomado un camino emocionante desde el Datsun 240Z en 1969 hasta el 370Z, hasta ahora el último de su estirpe mientras esperamos la llegada a producción (que no a Europa) del Z Proto.

Es raro que ocurra cuando un solo modelo es una ventana al alma de toda una empresa, como es el caso del legado “Z”. Y es aún más raro cuando esa pasión involucra a un fabricante con una gama completa en todos los principales segmentos del mercado. Pero la “Z” existe en ese lugar especial, en los corazones de los más de un millón de propietarios en todo el mundo, pasado y presente; en el entusiasmo de los más de cien mil empleados, concesionarios y concesionarios de Nissan; en el bullicio de la calle.

Como declaró el presidente de Nissan y Renault (asociados desde 1999), Carlos Ghosn, en la presentación del 350Z durante el Salón del Automóvil de Tokio de 2001: “En el otoño de 1969, Nissan presentó un automóvil deportivo de dos asientos que revolucionó el mundo automotriz en ese momento. Tenía un estilo europeo, músculo estadounidense, calidad japonesa y atractivo global”. Hablaba, por supuesto, del Datsun 240Z en Norteamérica y Europa, y del Fairlady Z en Japón y los demás mercados asiáticos. Pero la historia no empieza ahí.

Preludio: Datsun Sports, el “pre-Z”

Datsun Sports 1600 (1965)

El Z no fue el primer deportivo biplaza de Nissan/Datsun. En 1959, Datsun comenzó a vender el Sports 1000 (Fairlady 1000 en Japón), impulsado por un motor de cuatro cilindros de 1.0 litro y 45 CV. Pero fue el Sports 1500 de 1963 con su bloque de 1.5 litros y 86 CV el que estableció a Datsun como un fabricante autos deportivos en América del Norte. Con el paso de los años, el modelo se convirtió en Sports 1600 y Sports 2000 a medida que el motor ganaba cilindrada. El último de ellos salió de la línea de producción justo cuando llegó el primer “Z” en 1970.

Datsun 240Z/260Z/280Z

Datsun 240Z (1969-1973)

Con este modelo empezó todo. El “Fairlady Z” (S30), también conocido como el Datsun 240Z en algunas partes del mundo como Norteamérica, ofreció al público un coche deportivo de estilo europeo que era divertido, atractivo y fiable a un precio asequible. Salió a la venta en diciembre de 1969 y resultó un éxito instantáneo; colocó a Nissan en el panorama ya mundial de los coches deportivos y obligó a otros fabricantes japoneses a seguir sus pasos. Con 153 CV, llegaba a 100 km/h en 8 segundos y tenía una punta de 201 km/h.

El modelo tope de gama, el Z432, contaba el mismo motor de seis cilindros en línea del Skyline GT-R (PGC10), con 2.0 litros de cubicaje y 160 CV (S20). El “432” del nombre provenía de las cuatro válvulas del bloque, los tres carburadores y los dos árboles de levas. Por otro lado, las llantas de magnesio reducían el peso del vehículo –de apenas una tonelada–, al mismo tiempo que le aportaban un toque estilístico muy personal. Un diferencial autoblocante transfería la potencia al pavimento y garantizaba la sonrisa del conductor en cada curva.

Aún diseñado para el mercado estadounidense, en noviembre de 1971 llegó para el mercado japonés, donde se ofrecieron tres variantes: el Fairlady 240Z, el 240Z-L y el 240ZG. Ese último fue el más destacado, ya que contaba con un frontal único que Nissan denomina “G-nose” (la “G” es de “Grande”.) El morro de fibra de vidrio, los faros delanteros cubiertos y los aletines atornillados del 240ZG destacaban del resto de la gama y siguen siendo muy populares entre los entusiastas. Con un coeficiente aerodinámico de 0,390, alcanzaba una velocidad punta de 210 km/h.

Datsun 240Z Z432

El 240Z se convirtió en el 260Z en 1974 a medida que la carrera del seis en línea aumentaba para aumentar la cilindrada hasta 2.6 litros. Pero las normativas de emisiones motivadas por la crisis del petróleo redujeron la potencia del motor de 167 a 141 CV. La adición de unos parachoques obligatorios reforzados también aumentó el peso a 1.170 kg. Pero la noticia más importante fue el nuevo modelo de una carrocería 2+2 que estiró la distancia entre ejes 30 centímetros. El Z se estaba volviendo más un gran turismo que un deportivo.

Con ese mismo bloque motor llevado a los 2,8 litros, el 260Z se transformó en el 280Z para 1975. Con un sistema de inyección de combustible Bosch, el motor del 280Z emanaba 151 CV. Aún no era un cohete, pero mejoró significativamente en 1977 con la adición de una transmisión manual de cinco velocidades (anteriormente de cuatro); se mantuvo la caja de cambios automática de tres relaciones. Las ventas todavía eran fuertes, pero incluso los iconos envejecen, y el Z de primera generación abandonó la producción tras finalizar 1978.

Datsun/Nissan 280ZX

Datsun/Nissan 280ZX 10th Anniversary (1980)

El Datsun 240Z original era un coche modesto con un motor de 2,4 litros y seis cilindros, pero en respuesta a las demandas de los clientes estadounidenses y sus grandes coupés full equip, en 1979 salió a la venta su sucesor, el 280ZX. Completamente renovado, el nuevo Z (S130) contaba con un bloque de 2,8 litros con 145 CV en su forma atmosférica (L28E) o 182 CV en su versión turboalimentada (L28ET), así como unidades de 2.0 litros (L20E y L20ET) con 130 y 145 CV en su tierra natal.

Además, se podía pedir con dos cuatro plazas, y se refinó notablemente frente a su predecesor. En 1980, Nissan añadió una versión de techo semidesmontable (T-top) para satisfacer a aquellos que querían disfrutar del encanto de un descapotable sin sacrificar la rigidez estructural de la carrocería. Un 280Z “Super Z” carrozado especialmente, con puertas de ala de gaviota y otros equipamientos únicos, apareció en el popular programa televisivo japonés Seibu Keisatsu, lo que le dio al 280Z el estatus de leyenda en el país del sol naciente.

Como curiosidad, para el model year 1979, en el mercado estadounidense se comercializó bajo la marca “Datsun by Nissan” hasta el model year 1983. Estos se consideraron años de transición, ya que Nissan comenzó a introducir gradualmente su marca global para todos sus vehículos. El 280ZX fue muy popular, siendo aclamado por la prensa en numerosos aspectos (hay quienes lamentaron el mayor énfasis en el lujo sobre la diversión al conducir) y pasando a establecer un récord de ventas de la saga “Z” de 86.007 unidades en su primer año.

Nissan 300ZX (Z31)

Nissan 300ZX Turbo (Z31)

Este 300ZX (Z31) fue la tercera generación de la saga “Z”. Siguiendo esa filosofía mixta entre un gran turismo y un deportivo, trajo consigo aire acondicionado y tapicería de cuero de serie, y ofreció un punto de entrada asequible para los entusiastas de los deportivos. Si el 280ZX era la versión perezosa del Z original, el 300ZX de 1984 apareció como el Z salvador gracias a un nuevo bloque V6 de 3.0 litros (VG30E) con 162 CV, o 203 CV (VG30ET), pero se mantenían todos los lujos y la posibilidad de montar dos o cuatro asientos.

También se incorporó una edición 50th Anniversary a la gama para celebrar el 50 º aniversario de Nissan. Con tal solo 5.148 unidades producidas para el mercado estadounidense y 300 para el canadiense, este coupé biplaza de edición limitada lucía una combinación exclusiva de colores plateado y negro, además de contar con un motor turboalimentado. Tenía todo el equipamiento posible incluido de serie, y se podía escoger tanto con una transmisión automática como una manual. Con algunos ajustes superficiales, el 300ZX se mantuvo en el mercado hasta 1989.

Nissan 300ZX (Z32)

En 1989 llegó el Nissan 300ZX de segunda generación (Z32). No se parecía a ningún otro Z. Su enfoque de diseño era completamente nuevo, y a su gran rendimiento rivalizó con los mejores deportivos del planeta en esa época. Además, el renovado Z se podía escoger tanto en versión biplaza como de cuatro, con dos opciones mecánicas a escoger un V6 de 3.0 litros con 225 CV atmosférica (VG30DE), o una versión biturbo de 280 CV (VG30DETT), a la altura de rivales como el Porsche 911, el Ferrari 348 GTB o el Chevrolet Corvette (C4).

El 300ZX también contaba con unas prestaciones muy elevadas y un gran manejo gracias a las tecnologías equipadas, como la suspensión multibrazo en las cuatro ruedas, la dirección HICAS a las cuatro ruedas y frenos de alto rendimiento con pinzas de aluminio de cuatro pistones. Además, estaba bien proporcionado, con una máscara frontal distintiva y faros inclinados a más de 60 grados (utilizados posteriormente en el Lamborghini Diablo GT), una silueta viva y unos voladizos que acentuaban su excelente maniobrabilidad.

Nissan 350Z

Después de que el 300ZX (Z32) dejara de fabricarse en agosto del 2000, muchos se preguntaron si el emblemático deportivo de Nissan volvería algún día. La pregunta obtuvo respuesta en 2001, cuando se presentó un nuevo prototipo en el Salón del Automóvil de Norteamérica. El mero avance del retorno del Z causó furor en toda la industria automovilística, mientras que el público y los medios de comunicación alabaron el aspecto y el rendimiento potencial del aquel coche, aparentemente, tan bien equilibrado.

La respuesta fue tan positiva que Nissan lo lanzó en julio de 2002. El 350Z (Z33) llegó equipado con un motor V6 de 3,5 litros desarrollado juntamente con Renault (VQ35DE). Generaba 280 CV y 363 Nm de par, y estaba construido sobre la misma arquitectura de tracción trasera y motor delantero-central (FM) que otros hermanos del grupo como el Infiniti G35. Para 2005, Nissan produjo una variante 35th Anniversary Edition, y se siguió produciendo hasta diciembre de 2008, tras vender más de 250.000 unidades durante sus seis años de vida.

Nissan 370Z

Tomando la base de su antecesor, el Nissan 370Z (Z34) comenzó a producirse en 2009 y se ha mantenido bastante bien con el transcurso de los años. El “Z” de sexta generación llegó como un modelo un poco más pequeño que antes, más potente que nunca y de piel más tersa. Como su nombre lo anunciaba, bajo la piel se colocó el mismo V6 de la serie VQ pero con 3.7 litros. Tenía una potencia de 330 CV y 366 Nm, suficiente para hacer el 0 a 100 km/h en 5,3 segundos.

Mientras el 370Z todavía está a la venta, en su forma más potente (370Z Nismo) produce 344 CV y 371 Nm, cifras admirables, pero no lo suficiente como para mantener la relevancia del viejo deportivo. Y el diseño exterior tampoco se puede decir que haya envejecido tan mal, aunque si lo miras por dentro ya es otro cantar. Eso sí, de los pocos, por no decir el único dentro del rango “asequible”, que ha mantenido la esencia de un deportivo tradicional, Pero el 370Z ya ha vivido sus días, y a sabiendas de que su final está cerca, ahora sabemos que tendrá un reemplazo.

Futuro: Nissan Z Proto, alias “400Z”

El próximo capítulo de la historia de los coches Z está en camino. Nissan ha revelado el que será el “400Z” en un futuro, pero de momento conocido como Z Proto. Entrará en producción con un motor V6 biturbo de 3.0 litros y 400 CV, así como con una transmisión manual de seis velocidades. La firma japonesa ha querido señalar cómo su estilo elegante y moderno está lleno de referencias clásicas a generaciones anteriores. Pero lo más importante es que se reconoce instantáneamente como un auténtico “Z”.

Fuente: Nissan

Galería de fotos:

Ver galeria (15 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta