Toyota ha decidido que ya tiene listo para la venta su primer vehículo eléctrico. Se basa en el IQ, el más pequeño de su trío de urbanitas, junto al Toyota Aygo y el Yaris. Tiene sentido: una versión eléctrica para un vehículo fundamentalmente urbano. De ahí que su autonomía, de 85 kilómetros, sea más que sufuciente. También su velocidad máxima, de 125 km/h.

Aunque está ya 100% listo para que llegue a los concesionarios, por ahora solamente se van a fabricar 100 unidades para Estados Unidos y Japón. ¿Llegará algún día a Europa? Imaginamos que, en función de los resultados de estas pocas unidades.

Y es que Toyota ha dado el siguiente paso tras el éxito de su gama híbrida. Debido a la mecánica eléctrica el El Toyota iQ EV ha crecido 13.5 centímetros. Tiene 3+1 plazas, ya que el diseño asimétrico del salpicadero permite alojar tres pasajeros adultos y un cuarto (un niño).  El coche también pesa 125 kilogramos más que el modelo dotado que monta el motor 1.3 CVT (el mismo del Aston Martin Cygnet que probamos).

El sistema eléctrico del Toyota iQ EV se ha derivado del Hybrid Synergy Drive de la saga Toyota Prius… sin motor térmico alguno, claro.  Monta un motor eléctrico de 47 kW (63 CV) de potencia, que aporta unas prestacioens similares a las del Toyota iQ 1.0 VVT-i. Acelera de 0 a 100 km/h en 14.0 segundos, casi una eternidad. Eso sí, como comentábamos, su velocidad punta está limitada a 125 km/h, como suele ocurrir con los eléctricos, por problemas de autonomía. Son 85 kilómetros los que puede moverse sin racargar, ya que sus baterías de ión de litio de 12 kWh, tiene la mitad de la capacidad energética de un Nissan Leaf. La recarga completa requiere de tres horas, aunque se carga un 80% de la carga máxima posible en 15 minutos con una toma rápida.

Su aspecto exterior es fruto del trabajo aerodinámico y de la necesidad de distinguirlo de sus hermanos con motores térmicos. Para ganar en elegancia el Toyota iQ EV ha recibido un acabado de pintura exterior en dos tonos, blanco perlado y negro para que esta versión eléctrica del Toyota iQ se reconozca de un vistazo, siempre que no se perciba el conector de electricidad y el adaptador de carga en una tapa instalada en el frontal.

Monta unas llantas de aleación, carenadas con unas tapas de color negro mate para reducir la injerencia de turbulencias aerodinámicas que exijan un mayor consumo energético.

El habitáculo sigue fiel al diseño del Toyota iQ, con detalles que nos recuerdan que estamos en un vehículo eléctrico como la iluminación de cortesía en la consola central, en tonos azules. El cuadro de mandos incorpora un ordenador de abordo de 3.5 pulgadas que muestra la información más importante sobre el funcionamiento del sistema eléctrico.

Para mejorar la eficiencia de los sistemas de a bordo se ha diseñado un nuevo climatizador y asientos calefactados y luneta térmica, todos ellos de serie, con un consumo energético reducido.

Galería de fotos del Toyota IQ EV:

Ver galeria (8 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta