En estos momentos que el diésel está más demonizado que nunca y muchas marcas anuncian su desaparición progresiva (aunque eso les dará quebraderos de cabeza con las emisiones de CO2), el Opel Grandland X añade un motor diésel a su gama. Se trata de una mecánica de 1.5 litros y cuatro cilindros turboalimentado, que destaca por sus bajas emisiones (ya cumple la futura normativa de emisiones Euro 6d-TEMP) y es 10 CV más potente que el motor que sustituye.

Ligado a una transmisión manual de seis relaciones, incluye Start&Stop y consigue un consumo combinado de 4,2-4,1 l/100 km y emisiones de 110-108 g/km CO2, que lo dejan exento del pago del impuesto de matriculación. Si estás preocupado por los NOx, se encargan de eliminarlos un catalizador de oxidación pasivo/filtro de reducción de gases, un inyector AdBlue, el catalizador de SCR y el filtro de partículas diesel DPF, situados muy cerca del motor.

Con 130 CV de potencia y un par máximo del 300 Nm a 1.750 rpm, es 10 CV más potente que el 1.6 CDTI de 120 CV al que sustituye (tenía un consumo combinado de 4,3-4,0 l/100 km y 111-104 g/km de CO2), un 4% menos de gasto. Se consigue con la reducción de cubicaje, optimizando el sistema de combustión, reduciendo la fricción y aumentando la recirculación de gases de escape.

Esta mecánica es también más ligera y de dimensiones reducidas, por lo que es de esperar que llegue a más modelos además de este SUV compacto, con compartimentos para la mecánica más pequeños.

Esta nueva mecánica puede también asociarse a la nueva transmisión automática de ocho velocidades, que consigue reducir aún más consumo y emisiones. En esta tabla comparamos ambos:

Cambio manualCambio automático
Consumo urbano4,7-4,74,5-4,4
Consumo carretera3,9-3,84,0-3,9
Consumo combinado4,2-4,14,2-4,1
Emisiones CO2110-108 g/km109-108 g/km

 

La gama diésel del Grabdland X podrán optar por este nuevo 1.5 CDTI o el recién presentado motor de 2.0 litros y 177 CV. Como amnos cumplen la normativa Euro 6d-temp, obligatoria para todos los coches nuevos matriculados a partir de septiembre de 2019, no les afectarán las posibles prohibiciones de uso de vehículos diesel en los centros urbanos. Más adelante, en 2020, llegará una versión PHEV del Grandland X, para competir en el segmento de los SUV híbridos enchufables y que será el primer coche  con esta tecnología de la marca.

Fuente: Opel
Galería de fotos:

Ver galeria (4 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta