La semana pasada nos enterábamos que Torreal, la firma de capital riesgo (private equity) propiedad de la familia Abelló, y una de las mayores compañías de inversión privada en España, se lanzaba a invertir en el negocio de la automoción europea. Puede sonar estraño, en unos tiempos en que todo parece indicar que sobran fábricas de coches en Europa… Pero esta gente no da puntada sin hilo, y han “apostado” su dinero por un “caballo” especial.

Torral ha comprado parte de las acciones de Prestige Motor Holdings, primer accionista del fabricante británico de automóviles de lujo Aston Martin y participada por Investindustrial, según informa Expansión. El otro socio significativo es el grupo kuwaití Investment Dar.

La entrada de Torreal en la firma tiene como objetivo consolidar el desarrollo de la marca y apoyar a la inversora italiana Investindustrial, que pagó 150 millones de libras (unos 178 millones de euros) en diciembre por el 37,5% de la compañía. Junto con el resto de accionistas la idea es realizar una expansión de la gama de modelos algo que sin duda agradeceremos los apasionados del motor. También está entre sus objetivos ampliar la red de concesionarios

Production At The Aston Martin Factory

Aston Martin, una de las marcas de coches deportivos más exclusivas del mundo, fue vendida en 2007 por Ford a un consorcio inversor por unos 700 millones de euros. Puede parecer mucho por una empresa que, en el año 2012 vendió 3.500 unidades. O un chollo cuando ves que la facturación en ese mismo período alcanzó los 600 millones de euros. La compañía, que tiene su sede en Gaydon (Reino Unido) cuenta con una plantilla de unos 1.700 empleados.

Pero lanzar un modelo no es un sinónimo de éxito. Sus desarrollos son caros y complejos y es difícil dar con la tecla que buscan los clientes, incluso cuando hablamos de gran lujo. Pero existe un arma con la que contará Aston Martin en este período, Mercedes AMG. La firma de altas prestaciones de Mercedes-Benz, suministrará a Aston Martin motores y componentes eléctrónicos para sus futuros modelos. A cambio, tomará una participación accionarial del 5% en el fabricante británico, tendrá un representante como “observador” en el consejo de administración de Aston Martin.

Gracias a esta alianza, esos desarrollos se abaratarán para ambas marcas, con lo que las inversiones tendrán menos riesgos. Eso lo ha sabido ver la familia Abelló y de ahí su apuesta por la firma de Gaydon. Los resultados no serán inminentes, aunque el acuerdo se firmó ya en julio. La nueva era de Aston Martin empezará a fraguarse en torno a tres o cuatro años.  AMG podría suministrar motores turbo V8, cajas de cambio y otros componentes eléctricos para esa nueva generación de modelos (incluyendo reemplazos los DB9 y V8 Vantage.

Fuentes: Capitalriesgo.com, AutoExpress
Foto: Simon Dawson / Bloomberg

 

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta