El primero siempre suele ser un referente, no suele caer en el olvido. Eso mismo pasa con el Porsche 356 ‘Nº 1’ Roadster, un modelo de enorme valor histórico, pues fue el primer modelo de producción de la marca. Fue fabricado en 1948, por lo que este año se cumpliría el 70 aniversario de este ejemplar. Sin embargo, los coches son objetos que requieren de cierto cuidado, algo que no ha pasado con el modelo original, que quedó totalmente inservible. En su honor, la marca alemana ha realizado esta espectacular réplica.

Para ponernos en situación vamos a hacer un pequeño repaso a su historia. Corría 1948 y Ferdinand Porsche (fundador de la marca) superaba los 70 años de edad y tenía un estado de salud delicado. Su hijo Ferry Porsche, se encargaba de la empresa y trabajaba en el proyecto 356. Se trataba de un pequeño descapotable de chasis tubular (luego cambió a uno de sección cuadrada) con el motor de cuatro cilindros bóxer, de 1.131 cm3 y refrigerado por aire, colocado posición central y con la transmisión en la parte posterior.

La aerodinámica carrocería fue ejecutada por el hojalatero Friedrich Weber y las primeras unidades se empezaron a producir en las instalaciones de Gmünd (Austria), de ahí el sobrenombre de este modelo. Cuando comenzó a ganar éxito, se desplazó la producción del Porsche 356 a la planta de Stuttgart. Además de ser el primer modelo de producción de la marca, también se trata del predecesor del Porsche 911 y eso le da un mayor valor histórico, si cabe.

Pues volviendo al Porsche 356 ‘Nº 1’ Roadster, para llegar a hacer una réplica fidedigna se han tenido que emplear técnicas modernas y procesos más clásicos y artesanales. Los expertos del Museo Porsche tuvieron que hacer un escáner en 3D de un modelo existente. Al compararlo con algunos diseños originales de 1948 se encontraron algunas desviaciones, por lo que se tuvieron que realizar algunas modificaciones para hacerlos coincidir.

Primero se esculpió a tamaño real en un bloque de espuma rígida, posteriormente comenzó el trabajo con el aluminio de forma artesanal y respetando el proceso original. Para hacer la pintura y el interior también se trabajó a mano y de forma meticulosa, tras ocho meses de proyecto se llega a un resultado excelente y altamente simbólico. Lo único que no incluye esta réplica del Porsche 356 ‘Nº 1’ Roadster es el motor, por lo que nunca podrá llegar a ser conducido.

Fuente: Porsche

Galería de fotos:

Ver galeria (4 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta