Hay muchos que todavía recordamos al Porsche 914 incluso ahora medio siglo después de su lanzamiento. El pequeño modelo biplaza con carrocería tipo targa fue fruto de una colaboración de los de Stuttgart con Volkswagen. Se trataba de un acceso a la gama asequible con motor de cuatro cilindros (luego montó también un seis cilindros) que no llegó a convencer del todo en la época. Sin embargo, su concepto podría volverse a materializar con un sucesor espiritual en un futuro.

Actualmente los deportivos Porsche 718 Boxster y 718 Cayman son los más accesibles que ofrece el fabricante, que ya están bastante enfocados al disfrute del usuario. Incluso han salido en versiones T, que serían las más simples y puristas. Pero ahora Michael Mauer, jefe de diseño de Porsche, admite que la propuesta de recuperar algo similar a un 914 moderno sería muy interesante. Permitiría un diseño influenciado por el mítico Porsche 550 Spyder, una especie de viaje en el tiempo al pasado.

Se lleva tiempo hablando de que la próxima generación de los Boxster y Cayman estará electrificada, incluso que podría ser 100 % eléctrica, para adecuarse a la estricta normativa de emisiones actual. En un pequeño ejemplar heredero del Porsche 914 probablemente no sería necesaria una electrificación total, sería lo más purista posible. Aunque es una idea que Mauer reconoce que lleva tiempo rodando en la marca, todavía no hay confirmación de que se esté trabajando en ello.

El principal problema de este posible Porsche 914 llegaría a nivel de ventas, pues es un nicho que ha decrecido bastante en los últimos años. También se volverían a enfrentar a ese problema de antaño de rebajar los cánones de calidad de la marca, haciendo que también perdiese algo de exclusividad. En todo caso, como estusiastas del automóvil habría que celebrar el mero hecho de plantearse un pequeño biplaza que volvería a sus raíces y en el que la conducción quedaría reducida a su mínima esencia.

Fuente: Porsche

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta