Algo tienen los deportivos, en su diseño, su sonido y su conducción, que los convierte en los coches preferidos de una gran mayoría. La sensación de ir al volante no tiene nada que ver con la de conducir un vehículo de cualquier otro segmento. La distancia al suelo, la respuesta en los virajes o el desarrollo del motor, hacen que una vez que lo hayas probado, el mundo no vuelva a ser igual.

Nombres como los de Ferrari, Porsche o Maseratti están al alcance de muy pocas cuentas corrientes. Sin embargo, al escarbar en el mercado del automóvil, hay una amplia oferta de deportivos “asequibles” para los que siguen considerando que por un lado están los deportivos y por el otro el resto de los coches. A continuación hacemos una pequeña revisión de los modelos alemanes de este segmento, de los que ninguno sobre pasa el valor de los 50.000 euros.

Audi, BMW y Mercedes cuentan con sus propios representantes en este segmento. Coches con su sello de garantía de calidad, pero con todo el atractivo de una estética que funde tradición y modernidad. El Audi TT Coupé 2.0 FSI de 200 CV es el favorito de la gama, con ligeros retoques de apariencia, mejora su interior y viene mejor equipado que su antecesor. El espacio atrás sigue siendo muy escaso pero este modelo es el más equilibrado de todos, con un precio final de 35,350 euros.

Por su parte el BMW Z4 sDrive 3.0i es el mejor representante de los deportivos de esta firma alemana. Su punto fuerte sigue siendo su llamativo morro y capó, además desde el 2009 tenemos la opción de carrocería con techo duro escamoteable, ofreciendo así dos versiones en una, el coupé y el cabriol. Con un motor de 2.956 CC y 258 CV, el precio llega a los 47.900 euros. Un buen pellizco, pero que este intrépido coche bien los vale.

Por último, pero no menos importante, el Mercedes SLK 200K recoge el espíritu de competición de esta firma. La segunda generación de esta gama está muy mejorada con respecto a la inicial. Su punta de velocidad llega  a los 230 km/h gracias a los 184 CV de su motor. El precio se dispara hasta los 41.950 euros, cifra nada despreciable, pero todavía lejos de esa barrera simbólica de los 50.000 euros.

Galería de fotos:

Ver galeria (3 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta