El Gobierno presentó ayer el proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado de 201, que nos deja interesantes cifras. Empezemos por las multas. En las previsiones de la Dirección General de Tráfico DGT se espera que se ingresen por multas 384,5 millones de euros. Es una cifra similar a la recaudación por multas en 2012, aunque quedan lejos de los 466 millones ingresados en el 2009, o de los 463,5 recaudados en 2011.

Por su parte, se espera que los ingresos por tasas aumenten un 0,3%, llegando a los 460 millones de euros. Con estas previsiones para el 2014, el Gobierno calcula que la DGT tenga unos ingresos totales de 847,1 millones, lo que supone un 0,2% más que este año.

En teoría, este aumento del presupuesto supondrá también un mayor gasto en seguridad vial, pasando de los 709,6 millones destinados en este 2013 hasta los 711,3 previstos para el 2014. Desde el Ejecutivo  se busca “una mejora progresiva en los niveles de seguridad y fluidez de las carreteras”, para lo que desean “coordinar los trabajos de modernización con todos los cambios internos, culturales y tecnológicos que ello exige”.

Con este aumento del presupuesto en seguridad vial, se pretende dar un impulso al sistema ecall, un dispositivo instalado en el vehículo y que en caso de accidente realiza una llamada automáticamente a los servicios de emergencia enviando datos sobre el accidente, incluyendo la posición, dirección del vehículo, tiempo del accidente y tipo de vehículo.
Resulta cuanto menos llamativo que el Gobierno “apueste” por la seguridad vial mientras que, echando un ojo al presupuesto del Ministerio de Fomento, se observa que se sige recortando la inversión en el mantenimiento de carreteras, hasta un 12%. El recorte presupuestario alcanza así el 34% desde el año 2009.

España suspende en mantenimiento de carreteras.  la Asociación Española de la Carretera alertaba en 2012 de la necesidad de invertir en mantenimiento 5.500 millones de euros, pues cada euro no invertido ahora serán 25 euros en cinco años. PArecía que así era, pues hace apenas cuatro meses la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados aprobaba una proposición no de ley de UPyD para priorizar la inversión en mantenimiento. Aquellos buenos propósitos se han quedado en una frase: “se prevé continuar el desarrollo de rehabilitaciones de firmes que se han licitado en 2013”.

El Confidencial recuerda que el pasado 5 de agosto se cerraban 950 días sin licitaciones en refuerzo de firmes (mejora del pavimento de las carreteras). Los dos contratos que se licitaban entonces, parecían indicar un cambio de tendencia, pero en realidad parece que se trataba de fuegos de artificio. La inversión anual del Estado en esta partida debería alcanzar, según las indicaciones del Banco Mundial, 1.200 millones anuales para gasto en conservación en pavimento de carreteras. La cifra representaría el 2% del valor patrimonial de la infraestructura.

Lo que más aumenta en el presupuesto son las transferencias a autopistas de peaje. Las transferencias a este sector, que alcanzaron los 49.071 millones de euros en 2013, subirán un 36% este año, llegando a 67.430 millones de euros. De esta forma, se rescata a unos gestores que ya recibieron subvenciones en su día. Este aumento contrasta con la bajada del 33% en la partida de Creación de Infraestructuras, así que el año que viene se verá muy poca obra nueva.

Vía: El Confidencial
Foto: Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta