Mucho se está hablando de los coches eléctricos en la actualidad. La mayoría de fabricantes están centrando sus esfuerzos en este tipo de movilidad y día tras día vemos llegar más modelos, teniendo una oferta ya bastante amplia. Si bien es cierto que sus ventas todavía son escasas, representando en nuestro país apenas un 1,3 % en la actualidad. Eso se puede deber a varias cuestiones, como la falta de infraestructura o su precio elevado, algo que se repite en el resto de mercados.

En un reciente estudio elaborado por JATO Dynamics se ha revelado que el precio de los eléctricos es, de media, un 81 % superior al de otros vehículos de combustión interna. Ese demoledor dato sale de comparar los precios de venta de coches nuevos en 43 mercados a nivel mundial durante el primer semestre del año. Se trata de una barrera difícilmente salvable para muchos usuarios, que no pueden acceder a un vehículo eléctrico en la mayoría de países.

Si nos centramos en Europa, nuestro continente y segundo mercado por volumen de ventas de eléctricos (China sigue estando en primera posición), tenemos una situación curiosa. Los estrictos objetivos de emisiones de CO2 hacen que sea casi obligatorio abrazar la movilidad eléctrica, pero todavía se registra un elevado precio medio de 34.091 dólares (30.910 euros). Aunque esa es la media del eléctrico, también se observa mucha disparidad en Europa, pues el mismo coche puede llegar a costar 2,4 veces más en Noruega que en Grecia, por ejemplo.

En Norteamérica pasa un poco lo mismo, con un precio medio de 35.614 dólares (32.290 euros) para el coche eléctrico. Que sea un poco más elevado que en Europa se corresponde a la enorme popularidad que tienen allí los vehículos de gran tamaño, no existiendo apenas vehículos eléctricos compactos. Por otro lado tenemos a China, el principal mercado de eléctricos a nivel mundial, con una oferta muy diferente a la que vemos en el resto de países.

Allí hay muchos fabricantes locales que centran sus esfuerzos en el mercado chino únicamente. Son vehículos que no cumplirían los estándares de seguridad de Europa o Estados Unidos y que también tienen una calidad inferior. Eso hace que sus precios puedan estar por debajo que en otros mercados, obteniendo una media de 26.715 dólares (24.222 euros). También se observa que algunos de esos modelos eléctricos tienen un precio hasta un 43 % por debajo de la media del mercado, como es el caso del BYD Yuan, que parte de los 15.279 dólares (13.853 euros).

Por lo tanto, China está a la vanguardia en eléctricos también gracias a sus precios, no tan elevados de media como en Europa o Estados Unidos. Los fabricantes están trabajando para que la brecha se vaya reduciendo en los próximos años, aunque todavía falta para que se equiparen. Ya hay algunos como el Volkswagen ID.3 que quieren acercarse al usuario, mientras que hay otros lanzamientos en el segmento B (como el Peugeot e-208 o el Opel Corsa-e) que ayudarán a bajar la tarifa media en nuestro continente.

Fuente: JATO Dynamics

1 COMENTARIO

  1. Y no solo el precio (que también). Otros inconvenientes:

    -Su escasa autonomía REAL, que no oficial (hay que descontar hasta un 30% de la misma en condiciones normales)

    -Mucha escasez de puntos de recarga.

    -MUCHÍSMO TIEMPO PARA RECARGAR EL COCHE, AÚN CON RECARGAS RÁPIDAS (que acortaqn muchísimo la vida de las baterías). Para recargar al 80 % un Kia e-Niro de 64 Kw (por ejemplo, se tarda más de una hora para hacer escasamante 200 km., cuando un coche de combustión tardas menos de 5 minutos, y te dá para 1.000 km o más.

    -La autonomía real se reduce muchísimo si vas muy cargado, le psias un poco alcoche (dentro de lso límites legales), pones el aire acondicionado o la calefacción, y/o vas con las luces puestas.

    -Y quizás lo más importante: para recargar un coche eléctrico, lo más aconsejable es hacerlo por las noches, en una recarga que se pued eprolongar por más de 10 horas. Para eso es IMPRESCINDIBLE tener un garage donde hacerlo… y el 73 % de lso coches duermen en la calle por no tener sus dueños un garage donde dejarlo. A eso se añade que muchas comunidades de vecinos tienen unas limitaciones de potencia eléctrica que limita el colocar cargadores en las plazas de garage, aunque se disponga de ellas. Con lo cual, los coches leéctricos se circuscriben casi únicamente a quienes viven en chalets individuales o adosado.

    Vamos, que por mucho que digan las autoridades y la propaganda más o menos oficial, la venta de coshes electricos en España seguirá siendo tan residual como hasta ahora.

Deja una respuesta