Coche Conectado (2)
Luis Blázquez

¿Te has planteado que los “datos privados” que guardas en tu coche no sea tan privados como creías?

Prácticamente todos los vehículos que se lanzan al mercado actualmente están equipados con más de un centenar de centralitas, millones de líneas de código y una generosa cantidad de capacidades técnicas. Ciertamente, estas innovaciones están haciendo que los coches de todo el mundo sean más seguros y que mejoren drásticamente la experiencia del usuario. Sin embargo, también nos hacen más vulnerables como personas al tener un mayor acceso a nuestros datos privados.

La conectividad está impulsando la electrificación y la automatización de los vehículos, y es la fuerza que genera valor tanto para los fabricantes como para los conductores. Los datos permiten que los servicios de infoentretenimiento sepan dónde estás y a dónde vas, o cuál es tu genero musical predilecto, pero también se encarga de hacer diagnósticos remotos o de integrar los servicios de seguridad y emergencia y mantenimiento predictivos. Y, ahora, a nuestros coches también les facilitamos la dirección de casa, el teléfono y hasta el correo electrónico.

Bien, una empresa llamada Otonomo vende datos granulares de ubicación de vehículos en a gran parte del mundo, con sedes en Israel, Estados Unidos y Alemania. La empresa también pone a disposición algunos de sus datos de ubicación como parte de una prueba gratuita. Se supone que dichos datos son seudónimos, vinculados solo a un identificador no descriptivo del coche, pero el medio estadounidense Motherboarddescubrió que es relativamente fácil encontrar a quién pertenece potencialmente el susodicho coche y seguir sus movimientos.

Una fuente anónima extrajo unos pocos datos de Otonomo y proporcionó a la placa base las coordenadas GPS de los conductores en California, Berlín y otras ciudades y, de hecho, esos datos se pueden mapear para rastrear a aquellos desprevenidos dondequiera que vayan, y determinar sus posibles direcciones e identidades. La noticia destaca el incipiente mercado de datos de ubicación de los vehículos, aprovechado por empresas de seguros, anunciantes y otros que pueden obtenerlos. Porque incluso Ford ya tantea con publicidad personalizada a bordo.

“Obtener acceso a algunos de los datos de Otonomo es bastante sencillo. Motherboard creó una cuenta gratuita en el sitio web de la recopiladora con una dirección de Gmail. Creó un nombre de empresa falso y pudo solicitar una hoja de cálculo de 10.000 puntos de ubicación de un estado específico de EE. UU. poco después. Estos datos incluyeron un identificador único que Otonomo asignó al dispositivo o vehículo, la latitud y la longitud registradas, un hash de la fuente o proveedor de datos y la calle con la que se relaciona el punto de datos”.

La fuente de la placa base repitió el proceso una y otra vez, a pesar de que Otonomo afirma que sus datos deben ser anónimos. Y aunque no nos guste, el tipo de tecnología que ofrece la entidad no va a desaparecer. Nuestro impulso en toda la industria para crear vehículos y ciudades más inteligentes, generalmente incluye este componente de conectividad. Vale la pena consultar el artículo íntegro (enlace al final) y tener una mejor idea de qué es Otonomo y cómo formas similares de tecnología presentan problemas de privacidad en el coche.

En los vehículos más modernos, por ejemplo, las marcas suelen destacar que los datos que recopilan de los conductores no se comparten de ninguna manera ilegítima y que no están a la venta. Los usuarios pueden incluso optar por no participar en la mencionada recopilación de datos o ver cómo se utilizan siquiera. Pero con la conectividad en la nube como punto de salida en el futuro más inmediato, es difícil garantizar una completa protección. Estas dos formas de tecnología se utilizan en conjunto, y ninguna ofrece garantías de privacidad.

Fuente: Vice

  • estudio
  • Industria
  • tecnología