Puede que la gran mayoría de las personas piense en las furgonetas pequeñas como vehículos rudos y poco refinados. Desde luego, son vehículos resistentes, pero como veíamos hace un tiempo, muchas marcas, como Mercedes, ponen un especial acento en la seguridad equiparándolos con muchos turismos.

Este es el caso del Mercedes Citan, el vehículo comercial más pequeño de la gama. Disponible en tres longitudes (3,94 m, 4,32 m y 4,71 m) y tres variantes de carrocería: furgón, combi y mixto, a pesar de sus reducidas dimensiones puede tener un espacio de carga de hasta 2.137 mm de longitud, con una altura de carga de 1.255 mm. El volumen puede alcanzar los 3.500 litros de capacidad, con una carga útil de 525 kg a 715 kg.

El Citan se demuestra práctico, amplio, seguro… Y tecnológico. Estas son las tres claves para hacer el trabajo y los desplazamientos más económicos y simples:

Obsesión con el bajo consumo

Para quienes acostumbran a realizar muchos kilómetros, una mecánica frugal como el motor diésel de 1,5 litros es clave. Se puede elegir con tres niveles de potencia, en función de cada necesidad: 55 kW (75 CV), 66 kW (90 CV) o 81 kW (110 CV), con un par motor de entre entre 200 Nm y 260 Nm. Lo mejor, que cumple la normativa Euro 6 de emisiones gracias a mejoras internas de motor y un convertidor catalítico NOx de almacenamiento, por lo que no es necesaria la compleja tecnología SCR que obliga a emplear AdBlue cada cierto tiempo.

Gracias al paquete BlueEFFICIENCY, que incluye elementos como la función de parada y arranque ECO, gestión del alternador y batería diferentes o neumáticos de baja resistencia a la rodadura la versión más eficiente homologa un consumo de apenas 4,3 l/100 km.

Comodidad de conducción

Quienes se manejen en entornos urbanos tienen en la Citan 112, que equipa un motor de gasolina 1.2 turbo que rinde 114 CV y 205 Nm de par a su mejor aliado. Su ventaja, que puede asociarse a la transmisión 6G-DCT un cambio automático de doble embrague. Uno de ellos es para los engranajes pares y el otro para los impares. De ese modo, la siguiente marcha ya está preseleccionada y en fracciones de segundo uno se abre y otro se cierra, de forma que los cambios de marcha son casi imperceptibles. Y todo ello, con el mismo rendimiento y consumos.

Hace la vida más fácil

El Mercedes Citan ofrece además una sinfín de detalles que facilitan la vida del conductor. La palanca del freno de mano, rediseñado, facilita su uso y la puerta trasera cuenta con un tirador interior para facilitar cerrarla sin ancharse las manos.

El asiento del copiloto doble (con dos reposacabezas, claro) hace posible también viajar tres personas sin perder capacidad de carga. Además, si no se emplean esos asientos, pueden plegarse hacia delante,, por lo que el respaldo central puede emplearse como mesa. Y bajo ese asiento hay un enorme cajón donde guardar cosas, al que se accede echando el cojín del asiento hacia delante.

No solamente se piensa en el profesional. También en quienes emplean estas pequeñas furgonetas para su vida en familia. Las versiones Tourer que se emplean como vehículo de pasajeros pueden tener un techo practicable de cristal sobre los asientos delanteros, oscurecido ligeramente y sus dos mitades puede abrirse manualmente en la dirección de la conducción.

El trabajador conectado

El Citan puede contar con un sistema de navegación desarrollado especialmente para el modelo, para no perder un tiempo vital de camino al destino. Con una pantalla de 3,5 pulgadas, además de la navegación GPS con mapas para Europa, el equipo incluye un puerto USB, una ranura para tarjetas micro SD, una interfaz AUX y Bluetooth con función de manos libres. Entre los opcionales, una radio digital DAB + que en pocos años será el estándar en los vehículos.

Muy práctica también resulta la cámara de visión trasera, que facilita las maniobras marcha atrás y las hace más seguras. Está oculta tras el soporte de la placa de la matrícula (en el portón trasero o la puerta de doble hoja). Se activa de manera automática al engranar la marcha atrás y la imagen se muestra en el espejo retrovisor interior, que como es debido se oscurece automáticamente cuando el sol golpea muy fuerte.

Otro elemento de equipamiento poco común en este tipo de vehículos es el sistema de alarma antirrobo (en el Citan furgón, Mixto o Tourer). Se activa desde el mando a distancia de radio, en la llave del vehículo.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta