Todos los fabricantes de coches tienen una máxima en mente: crear vehículos seguros. Y esa máxima debería estar todavía más presente en los vehículos comerciales, en esas tantas y tantas furgonetas pequeñas que vemos por doquier en todos los rincones de la ciudad y en las carreteras.

Esa fue una de las guías que marcó el desarrollo de la Mercedes Citan. Los ingenieros centraron su hacer en la seguridad pasiva, logrando combinar el rendimiento dinámico que es característica a todos los modelos de la marca con el confort y la seguridad de conducción y confort de conducción.

Desde la dirección asistida eléctricamente, muy precisa y sensible, a la sofisticada suspensión, con muelles, amortiguadores y estabilizadores de nuevo desarrollos, que reducen el balanceo de la carrocería en las curvas. Se han tenido en cuenta las diferentes versiones, con una suspensión 15 mm más baja en el furgón largo o el Mercedes Citan Tourer, y también los distintos niveles de carga o pasajeros que puedan llevar.

Los resultados en el “Test del alce” (una maniobra de doble esquiva) están a la altura de los turismos. En este ejercicio y durante una dura maniobra de frenado, los beneficios de Pre-Safe también quedan patentes: en situaciones extremadamente peligrosas, los tensores de cinturón se activan para garantizar la mejor protección posible.

A ello se añaden múltiples elementos de seguridad. La pieza central es el sistema de estabilidad electrónica estándar Adaptative ESP, con numerosas subfunciones. Desde el sistema ABS hasta detalles inteligentemente concebidos, como el cebado automático de los frenos en situaciones críticas o el frenado en condiciones húmedas.

Como en otras furgonetas Mercedes, la alarma de peligro suena automáticamente durante el frenado de emergencia para avisar. Y las versiones con tracción total cuentan con un control de descenso (DSR, por sus siglas en inglés) para que el conductor pueda concentrarse en la dirección en estas situaciones más extremas.

Ya desde el nivel de equipamiento más básico se incluyen numerosos de sistemas de seguridad pasivos, como el airbag del conductor y el Citan Tourer (la furgoneta combi), más destinada al transporte de pasajeros, suma el de copiloto (disponible opcionalmente para otras variantes). Puede montar también airbags laterales de tórax, alojados en los respaldos de los asientos y que protegen la parte superior del cuerpo en caso de un accidente, airbags de ventana para ocupantes delanteros y traseros en caso de impacto lateral…

Sin olvidarnos de la carga

En el caso de las furgonetas, la seguridad no es sólo una cuestión de la tecnología del vehículo, sino también de la forma en que se gestionan la carga. La Mercedes Citan (al igual que la Vito y Sprinter está equipada de serie con un tabique entre el compartimento de carga y la cabina.

También se incluyen las lengüetas de amarre de carga estandarizadas para asegurar la carga. Las características de fijación de la carga ya pueden adaptarse a la finalidad prevista de fábrica. En función del modelo y su uso, en el amplio apartado de opcionales se incluyen rieles de amarre en el suelo, en las paredes laterales y en el marco del techo, además de pasos adicionales para puertas correderas y traseras.

Y lo que viene…

Desde luego, el desarrollo de los sistemas de asistencia y seguridad no ha llegado a su fin. No hay más que echar un vistazo a los turismos de Mercedes (ahí están como estandartes los Mercedes Clase S 2017 y Mercedes Clase E) para comprobar las tecnologías que ya ensaya la división de vehículos comerciales, pues son desarrollos adicionales de los sistemas de asistencia ya disponibles.

En el futuro, el control de crucero inteligente mantendrá constante la distancia desde el vehículo y mantendrá la furgoneta en el centro de su carril. Otros sistemas de asistencia ayudarán al conductor en atascos, devolverán la furgoneta a su carril si lo abandona sin intención de hacerlo y avisarán del tráfico cruzado en cruces. Se evitarán las colisiones en cambios de carril, al igual que las colisiones traseras.

Un poco de historia

La división de vehículos comerciales de Mercedes siempre ha estado a la vanguardia en todo lo referente a la seguridad. Estos son los hitos logrados por la firma:

  • 1960. Primeras pruebas de choque con furgonetas de la serie L 319.
  • 1967. Puntos de anclaje para los cinturones de seguridad de la serie L 406 D / L 408 “Düsseldorf”.
  • 1977. Frenos delanteros de disco.
  • 1987. Introducción de ABS, tanto en el 207 D / 309 “Bremen” van.
  • 1995. Frenos de disco todo en el recién presentado Sprinter.
  • 2001. Airbags opcionales
  • 2002. ESP montado de serie
  • 2006. Airbag conductor y ADAPTIVE ESP de serie en el Sprinter, opcionales de tórax y ventana, faros bi-xenón, iluminación en curva estática y sensores de lluvia y luz.
  • 2007. Sistema de estabilización del remolque con e ESP.
  • 2013. Cinco nuevos sistemas de asistencia para el Sprinter 2013: asistente de viento lateral, advertencia de puntos ciegos, asistente de previsión de colisión, mantenimiento en el carril y asistente de luces largas.
  • 2014. El asistente de viento lateral llega también a las caravanas y otras furgonetas comerciales.

Fuente: Daimler

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta