A ningún conductor le gustan las multas. Ni los atascos. Por eso Balaji Prabhakar, un profesor de ciencias computacionales de la Universidad de Stanford se ha planteado qué ocurriría si a los conductores se les premiase por determinadas conductas en lugar de multarles. El departamento de Transporte le dio tres millones de dólares para investigar y, con su equipo, trabaja en un método basado en incentivos para acabar con las congestiones de tráfico.

Han diseñado diferentes experimentos prácticos. La primera prueba la llevó a cabo en el año 2008 en la ciudad india de Bangalore, donde diseñó un sistema de premios para animar a los trabajadores de la empresa de software Infosys a elegir diferentes horas para llegar al campus. El sistema redujo significativamente las congestiones. Ahora, en la difícil y cara ciudad de Singapur, según cuentan en The New York Times, prueban uno de los sistemas de Prabhakar. Los que conducen fuera de las horas punta, obtienen descuentos en tasas o un billete de lotería. Las primeras pruebas, que empezaron en enero, han reducido el tráfico en hora punta hasta un 10%.

¿Resultado práctico? Una persona llegas un poco antes y ha ganado 15 dólares. Además, ha tardado solo 7 minutos, frente a los 25 que tardaba habitualmente. Pero no solo eso, un compañero que ha hecho lo mismo ha ganado 50 dólares en su nómina por evitar el atasco. Y mientras, en España, enfrascados en límites de velocidad variable y multas…

El caso es que ahora quieren llevar este sistema de recompensa un poco más allá utilizando las nuevas tecnologías para mejorar el rendimiento. Antes, los conductores llevaran un aparato de radiofrecuencia en sus coches, pero ahora basta con usar el GPS de los móviles. La popularización de este tipo de dispositivos permite una monitorización en tiempo real de cada conductor y facilita la posibilidad de ofrecer incentivos siguiendo la estructura de una red social.

Sus últimas pruebas se dirigen a diseñar un sistema que siga la misma lógica que las redes sociales, es decir, que el resto de usuarios puedan observar el buen comportamiento de los demás y las recompensas que obtienen. Los expertos dicen que este método tiende a reforzar el comportamiento individual, pues se genera una competición entre los participantes.

Dentro de unos meses, en otoño, se proponen conseguir que los conductores aparquen más lejos del campus, en las zonas que están menos congestionadas, siguiendo este tipo de incentivos. Hace unos meses, para la empresa Accenture, Prabhakar diseñó un sistema para animar a los empleados a caminar un poco más cada día. Proporcionó podómetros a 3.000 empleados que contaban sus pasos hasta el trabajo y competían por mejorar. La idea básica es que un pequeño cambio mediante incentivos propicie un cambio drástico en el resultado global.

Vía: New York Times
Más información: Universidad de Stanford, Balaji Prabhakar

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta