Logo de Noticias Coches
5.1.2
Luis Blázquez

¿Sabías que el Renault Clio V6 viene de fusionar un Twingo y un motor Ferrari?

Uno de los modelos más emblemáticos de la historia de los coches pequeños europeos es sin duda el Renault Clio V6. La pequeña pulga de seis cilindros hizo su primer debut en 1998 como prototipo, y dos años después comenzó la fabricación del conocido como “Fase I” (2000-2003), seguido del “Fase 2” (2003-2005), para un total de menos de 3.000 unidades construidas. Pero sus orígenes son muy particulares, ya que las fuentes inspiradoras del Renault Clio V6 fueron el Twingo y el Ferrari 308.

A los entusiastas del motor, siempre nos ha gustado ese Clio, pero nunca antes nos habíamos detenido a pensar en lo ridículo que era que se hiciera. Un urbanita de propulsión con motor central construido no para propósitos de homologación como el viejo R5 Turbo, sino porque Renault pensó: “¿Por qué no?” No tenía sentido práctico, y por eso lo amamos. Si, como aquí un servidor, estás desconcertado por la mera existencia del Clio V6, debes ver el documental de 10 minutos publicado en YouTube por cortesía de Crown Unfiltered.

En el podcast sobre diseño automotriz, Axel Breun, responsable de diseño del Clio V6, describe que el proyecto comenzó con una idea aún más descabellada: como es colocar la carrocería de un Renault Twingo en un chasis y tren de rodaje de un Ferrari 308 como un proyecto personal. Breun, quien actualmente es director sénior de diseño en la firma del rombo, declara también que le encantaba el aspecto de caja urbana del Twingo original, pero que estaba decepcionado de que un coche de esa apariencia tuviese tecnología del Renault 4 de los 60.

Tanto le gustaba el Twingo que casi se sintió mal imaginándolo con un motor derivado del del “4 latas”, ya viejo a mediados de los 90 con su tecnología de válvulas en cabeza (OHV). Dejada de lado la idea de usar un motor Daihatsu de tres cilindros y 12 válvulas con turboalimentación por problemas de electrónica, Breun decidió buscar un coche que tuviera la “misma distancia entre ejes” que el Twingo. Y encontró el Ferrari 308. El primero tenía una batalla de 2.345 mm, mientras que el segundo de 2.340 mm, lo que lo hacía una combinación única.

En teoría, ambos coches podrían fusionarse con relativa facilidad. “Lo bueno fue que el Ferrari venía de un período diferente [más antiguo], por lo que la pista no era tan ancha, mientras que el Twingo, para su categoría, era un automóvil muy ancho”, recuerda Breun. Pero, a pesar de que persuadió a Renault para que donara un armazón Twingo sin usar y estuvo a punto en más de una ocasión de comprar un 308 dañado por accidente para poner en marcha el proyecto, Breun nunca pudo reunir los fondos suficientes para convertirlo en una realidad.

Afortunadamente, los bocetos detrás del escritorio de Breun habían ganado admiradores influyentes, incluido el jefe de diseño de Renault, Patrick Le Quemont. Y debido a que el departamento de planificación de productos de la firma gala estaba interesado en promover la imagen de rendimiento de Clio, la idea fue rescatada, revisada y puesta en producción, pero ahora en una carrocería Clio y con un motor V6 de 3.0 litros proveniente de un Laguna. A pesar de todo, se puede decir que Breun está orgulloso de que el Clio V6 existiera.

Fuente: Crown Unfiltered – Car Design Podcast

Vía: YouTube

Galería de fotos:

  • coches clásicos
  • Renault
  • Renault Clio