Una nueva tendencia dentro de la comunidad de los antiguos Porsche 911 está siendo la de transformarlos en coches todoterreno. El agarre del motor trasero proporciona una base muy efectiva para un vehículo de rally-off road. La última creación proviene de una compañía llamada Russell Built Fabrication (RBF), que basó su creación en la generación 964. De acuerdo con la compañía, el Rusell 911 Baja es “el 911 más capaz, versátil y deportivo dual refrigerado por aire del planeta”.

T. J. Russell y su compañía están lanzando oficialmente una idea de nicho. ¿Qué es esto? ¿Has visto algunos 911 así de modificados antes? Quizás, pero ¿eran legales para uso carretera? Porque este Russell Built 911 Baja no es solo un juguete para las dunas. Puedes subirte al asiento del conductor y abordar tanto los senderos más duros como el tráfico del día a día en la carretera. Y si no quieres una versión tan radical, RBF también puede hacerlo más “light”.

Cada Russell Built 911 Baja se fabricará a medida según las especificaciones que desee el cliente, y con una gran calidad de terminación gracias la experiencia obtenida previamente en Singer. Al hacerlo, la intención es mantener el corazón y el alma del 911 de la generación 964. Russell dice que está tratando de crear “algo que podría haber salido de la fábrica de competición de Porsche si hubieran continuado sus esfuerzos en las carreras off-road en la década de 1990 con el 964”.

Transformar un 911 en un todoterreno no es una tarea fácil. El chasis y la suspensión fueron fortalecidos, y el centro de gravedad reajustado. Las vías se enchancharon en 14 pulgadas (35,5 cm) y la distancia entre ejes se estiró tres más (7,6 cm). Al reemplazar todos los paneles de la carrocería por materiales más ligeros, el peso se ha reducido más de 180 kilos. El Russell Built 911 Baja está equipado con llantas Fifteen52 de 15 pulgadas neumáticos Toyo Open Country A/T II.

En la parte delantera, la suspensión está montada en el chasis soportada por una estructura de bañera integrada. Esto permite a los conductores poder reemplazar componentes esenciales sobre la marcha. Un conjunto de amortiguadores ajustables en tres vías permite un recorrido completo de 30,5 cm en la parte delantera. En la parte posterior, permiten hasta 34,3 cm de juego, junto con una barra estabilizadora ajustable en el eje trasero de estilo NASCAR.

En el interior podemos encontrar una jaula antivuelco de acero y asientos de competición Sparco con arneses de seis puntos, una cuadro de instrumentos digital MoTec y los botones necesarios para ir aún más rápido cuando el camino asfaltado termina, y resultar cómodo en el proceso. La cabina ha sido sellada contra cualquier intrusión por el suministro de combustible frontal o el compartimento del motor. Como era de esperar, Russell ofrece interiores a elección del cliente.

Para motorizar al Russell Built 911 Baja se asoció con Rothsport Racing para aumentar el tamaño del motor de 3.6 a 3.8 litros mediante la adición de componentes internos personalizados, carburadores nuevos y un colector de admisión controlado por una ECU MoTec. El propulsor mejorado produce 370 CV y ​​420 Nm de par motor, y está asociado a la transmisión manual de un 911 Carrera 4 de serie, disponible tanto en forma de tracción trasera como integral.

Aquellos realmente interesados ​​en conseguir una de estas máquinas tendrán que comenzar buscando su propio 911 (964). Una vez localizado, los clientes pueden comenzar a elegir lo que están buscando en su versión de Baja, con una versión que se extiende desde un automóvil de carreras hasta el máximo lujo. Los precios comienzan en torno a 340.000 euros para los decididos a competir, mientras que los más refinados pueden costar cerca de 585.000 euros.

Fuente: Russell Built Fabrication

Galería de fotos:

Ver galeria (31 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta