En realidad el número total de Ferrari que salieron a subasta fue de 10 ejemplares, pero algunos de ellos por unas u otras razones (fundamentalmente por no alcanzar la puja mínima establecida…) no encontraron comprador. Los que si cambiaron de manos fueron seis increíbles unidades que os mostramos a continuación. Su precio total: 4.087.600 euros. Esta es la descripción de cada una de ellas:

  • Ferrari 250 GT LWB Berlinetta “Tour de France” de 1959

Está claro que, parafraseando el dicho, “el que tiene un Ferrari tiene un tesoro”, pues esta exclusiva unidad fue vendida por un precio final que alcanzó £1,960,000 (o lo que es lo mismo: 2.443.932 euros).

Este Ferrari 250 GT LWB Berlinetta luce una carrocería excepcionalmente bella realizada por Scaglietti, y creada por Pininfarina, que fue capaz de llevar a la competición toda la elegancia propia de un diseño sin igual. Además sirvió como forma de mostrar al mundo que los vehículos tipo GT eran menos peligrosos que los prototipos de carreras (sobre todo después del fallecimiento de más de 80 espectadores en Le Mans en el año 1955).

Uno de los primeros 250 GT Berlinetta obtuvo la victoria en el “Tour de France” de 1956 (pilotado por “nuestro” Alfonso de Portago, que fallecería al año siguiente en un desgraciado accidente en la “Mille Miglia”), una nueva modalidad de competición deportiva de varios días de duración y que recorría un total de 3.600 millas. De esta forma comenzó a ser conocido extraoficialmente con dicha denominación, especialmente tras ganar un total de cuatro ediciones de la prueba francesa (de 1956 a 1959).

La carrocería de este modelo fue evolucionando a lo largo de sus años de producción, dando lugar a cuatro series diferentes que se distinguen, fundamentalmente, por el tamaño y forma de su pilar C y además por la apariencia de los faros delanteros.

Del total de 79 unidades que se fabricaron del “Tour de France” entre 1956 y 1959, las 14 primeras no disponían de rejillas de ventilación en dicho montante, pues equipaban una luneta trasera panorámica; las 9 siguientes tenían 14 pequeñas rejillas; en 1957 pasaron a tener 3 tomas de ventilación y además un frontal revisado, con los faros más retrasados y protegidos por una carcasa de plexiglás con la forma de las aletas. Por último, en 1958, se produjo la serie final de 36 ejemplares con una única rejilla de ventilación. La unidad de lo que estamos hablando pertenece precisamente a esta última etapa.

Su propulsor era un V12 a 60º diseñado por Gioachino Colombo, con una cilindrada de 2.953 centímetros cúbicos, alimentado por tres carburadores Weber 36 DCL 3, para ofrecer una potencia final de 247 CV a 7.000 rpm lo que le permitía alcanzar los 245 km/h de velocidad punta o acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 7,6 segundos. La transmisión utilizaba una caja de cambios de cuatro velocidades sincronizadas, mientras que la suspensión delantera era de tipo independiente con trapecios y muelles helicoidales, y la trasera utilizaba un puente rígido con ballestas semielípticas. Los frenos eran de tambor en las cuatro ruedas. La distancia entre ejes alcanzaba los 2.600 mm (como bien indica su denominación LWB – Long Wheel Base) y el peso final marcaba los 1.050 kg.

  • Ferrari 250 GT Coupé by Ellena de 1958

El precio de venta de este Ferrari fue de £235,200 (293.272 euros). Nos encontramos ante un modelo muy especial, pues es una de las escasas 15 unidades que se conservan con las especificaciones originales de las 50 construidas en total. Diseñados por Pininfarina, desde finales de la década de los ´50, las berlinettas “Boano” y “Ellena” están consideradas como los primeros GT construidos por Ferrari, caracterizándose por sus líneas sencillas y elegantes, así como por su calandra frontal ovalada con la rejilla cuadriculada, que se convirtió en uno de sus detalles más característicos.

Utilizaba el conocido propulsor V12 a 60º de la marca italiana, con una cilindrada de 2.953 centímetros cúbicos, alimentado por 3 carburadores Weber 36 DCZ/3, para ofrecer 220 CV de potencia máxima a 7.000 rpm, con lo que lograba una velocidad máxima de 220 km/h. La caja de cambios disponía de 4 relaciones. La suspensión delantera era de tipo independiente, formada por triángulos superpuestos, ballestas transversales y amortiguadores hidráulicos. En el eje trasero utilizaba un puente rígido, con ballestas semielípticas longitudinales y amortiguadores. Los frenos eran de tambor a las 4 ruedas. La distancia entre ejes era de 2.600 mm y el peso se quedaba en los 1.050 kg.

  • Ferrari Dino 246 GTS de 1974

Su afortunado comprador pudo llevarse “a casa” esta unidad por £224,000 (279.306 euros). El Dino 206 no sólo era el primer Ferrari de producción con el motor central, sino también el primero que prescindía del logo del “cavallino rampante” para constituir su propia “submarca”, en homenaje al único hijo legítimo, y heredero, de Enzo Ferrari, fallecido a los 24 años (en 1956).

Tras varios años con producciones limitadas la marca trasalpina evolucionó este modelo hacia el 246 (caracterizado por una distancia entre ejes un poco mayor y cambiar la carrocería de aluminio por la de acero). Además la denominación GTS hacía referencia a su techo tipo “targa”, que podía desmontarse. El propulsor también varió, subiendo la cilindrada del V6 a 65º hasta los 2.419 centímetros cúbicos, alimentado por 3 carburadores Weber 40 DCN F/7, para ofrecer una potencia final de 195 CV a 7.600 rpm, una velocidad punta de 235 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,4 segundos. Las suspensiones en ambos ejes gozaban del mismo esquema, ya que eran independientes, con brazos oscilantes, muelles helicoidales, amortiguadores telescópicos y barra estabilizadora. Los frenos utilizaban discos en las cuatro ruedas. La distancia entre ejes era de 2.340 mm y el peso apenas superaba los 1.080 kg.

  • Ferrari F300 Formula One Racing Car de 1998

¿Te apetecería tener en el garaje de tu casa un Ferrari de Fórmula 1? Lamentablemente tendrás que esperar a mejor ocasión pues esta unidad tiene dueño, ya que pagó por ella nada menos que £400,000 (498.762 euros).

Se trata de un Ferrari muy especial al ser el pilotado por Michael Schumacher y Eddie Irvine durante la temporada 1998 y la tercera de las 9 unidades construidas durante ese año, habiendo sido diseñado por el prestigioso ingeniero sudafricano Rory Byrne. Equipa un propulsor V10, con doble árbol de levas en cabeza, y 2.996 centímetros cúbicos de cilindrada, con una potencia final de 805 CV. Utiliza una caja de cambios secuencial de 7 velocidades, suspensiones independientes tipo “pushrod” y cuatro frenos de disco carbono-cerámicos. Este modelo ostenta la certificación Ferrari Classiche que garantiza su autenticidad.

  • Ferrari 365 GTB/4 Daytona de 1970

Este ejemplar de la marca del “cavallino rampante” fue vendido al mejor postor por la cantidad de £319,200 (398.012 euros).

El Ferrari 365 GTB/4 fue presentado en el Salón de París de 1968. Resulta curioso que nunca recibió la denominación oficial de “Daytona”, pero entre los aficionados de la marca fue la que prosperó gracias a la victoria alcanzada el año anterior en el circuito americano. Como muchos otros modelos de la marca trasalpina fue diseñado magistralmente por Pininfarina y carrozado por Scaglietti.

Utilizaba una evolución del V12 creado por Colombo pero con una cilindrada aumentada hasta los 4.390 centímetros cúbicos, alimentado por 4 carburadores Weber 40 IF3C, para obtener una potencia máxima de 360 CV a 7.500 rpm, lo que le permitía alcanzar con relativa facilidad una velocidad máxima de cercana a los 300 km/h o acelerar de 0 a 100 km/h en tan sólo 5,9 segundos. Utilizaba una caja de cambios manual de 5 relaciones y las suspensiones eran independientes en ambos ejes, con brazos oscilantes, muelles helicoidales con amortiguadores telescópicos en su interior y barra estabilizadora. Todo el conjunto pesaba 1.160 kg.

  • Ferrari 250 GT/E Series I Coupé de 1961

La última unidad que os mostramos hoy, y la más “barata” del lote alcanzó un valor final de £140,000 (174.567 euros).

Todos sabemos que la gran pasión de Enzo Ferrari eran las carreras, todo giraba en torno a ellas, pero la marca no podía sobrevivir exclusivamente con esta actividad, así que era necesario vender deportivos para sufragar su elevado coste. Y este Ferrari 250 GT/E Series I Coupé fue uno de esos modelos que hacían cuadrar las cuentas. Se trataba de un coupé de 2+2 plazas (el primero de este tipo construido por la firma de Maranello), diseñado por Pininfarina, que alcanzó un gran éxito de ventas (si tenemos en cuenta el tipo de vehículo del que estamos hablando) con un total de 957 unidades fabricadas, en tres series distintas.

Se basaba en el Ferrari 250 GT, con una distancia entre ejes alargada hasta los 2.600 mm, para dar cabida a los cuatro asientos y a un generoso maletero. Utilizaba el conocido V12 delantero longitudinal, diseñado por Colombo, con 2.953 centímetros cúbicos, alimentado por 3 carburadores Weber 40 DCL/6, con lo que obtenía una potencia de 240 CV a 7.000 rpm, capaces de lanzar al modelo italiano hasta los 230 km/h de velocidad punta.

Utilizaba una caja de cambios de 4 velocidades y la suspensión delantera era de tipo independiente con brazos oscilantes, muelles helicoidales, amortiguadores telescópicos y barra estabilizadora. Por su parte la suspensión trasera estaba formada por un eje rígido con ballestas semielípticas longitudinales y amortiguadores telescópicos. El peso ofrecido en la báscula alcanzaba los 1.280 kg.

[youtube ]http://www.youtube.com/watch?v=04H2wh5A600
Via RM Auctions

Galería de imágenes:

Ver galeria (24 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta