Logo de Noticias Coches
Skoda Yeti Pickup Concept (1)
Redacción

Cuando Skoda estuvo a punto de lanzar un Yeti pick-up

El Skoda Yeti es uno de esos coches que no están en el memorial de la gente, un producto que puede parecer a primera vista que pasó sin pena ni gloria por el panorama automotriz. Pero no fue un todocamino urbano sin más. El Yeti nació en una época en la que los SUV y crossovers aún no eran tan populares (el germen llegó con el Dodge Caliber y el Nissan Qashqai).

Como la mayoría de modelos de la firma, era increíblemente práctico, pero también tenía unas buenas capacidades off-road, sorprendentes teniendo en cuenta la clientela a la que el modelo iba destinado. Sus aptitudes fuera del asfalto las conseguía gracias a una generosa distancia al suelo y la capacidad de poder equipar un sistema de tracción total por acoplamiento viscoso (basado en el sistema 4Motion de la compañía). Y si bien solo conocimos la carrocería de cinco puertas, el Skoda también llegó a hacer un Yeti camioneta.

La casa de Mladá Boleslav construyó el Yeti Pick Up entre 2012 y 2013, combinando elementos de dos modelos del grupo de producción. La parte frontal proviene del Yeti estándar, mientras que la parte trasera, que incluye el eje y la suspensión, proviene de la Volkswagen Caddy Maxi de tercera generación. Skoda retiró última sección del techo y la cabina, y los diseñadores de la marca hicieron un esfuerzo extra creando paneles de carrocería y una puerta trasera a medida. El resultado: una pick-up de proporciones poco convencionales.

Las extensas modificaciones realizadas en el chasis llevaron a ampliar la distancia entre ejes a 3.006 milímetros, que es significativamente mayor que la batalla de 2.578 mm del Yeti normal y corriente. Esto, combinado con un voladizo trasero ligeramente ampliado, permitía tener una cama trasera sorprendentemente grande. Esta medía 1.936 mm de largo, 1.170 mm de ancho y sumaba 625 mm de profundidad. Con ese volumen de carga, el Skoda Yeti Pick Up gozaba de una practicidad casi a la par con las camionetas de tamaño medio.

Bajo el capó, la camioneta montaba un motor turbodiésel TDI de 2.0 litros capaz de generar un máximo de 170 CV y 350 Nm, y enviaba esa energía a las cuatro ruedas a través de un sistema de tracción a las cuatro ruedas, la configuración más adecuada para este tipo de coche. Sin embargo, el proyecto nunca obtuvo luz verde y el prototipo permaneció oculto a la vista hasta el día de hoy. Además de la pick-up, Skoda fabricó dos vehículos únicos más basados ​​en el Yeti: uno con una batalla ampliada que estaba destinado a China y otro para rallies.

Fuente: Skoda

Galería de fotos:

  • prototipos
  • Skoda