Puede que tu objetivo sea marcar buenos tiempos en pista o que, sencillamente, quieras una conducción más segura en condiciones climáticas adversas. Un sistema de tracción total puede resultar un activo valioso para ambos casos. Prácticamente todos los fabricantes te ofrecen esta posibilidad en algunos de sus modelos. El mecanismo de Volkswagen, conocido hoy como 4Motion”, comenzó a gestarse a comienzos de los 80.

Volkswagen mostró en 1983 un prototipo llamado Passat Variant Tetra, el primero de la casa con un sistema de tracción integral. Bautizado inicialmente como Syncro”, el mecanismo estaba directamente relacionado con el desarrollado por Audi, su famoso “quattro“. Con el lanzamiento de la cuarta generación del Golf en 1998, el sistema abandonó el diferencial de acoplamiento viscoso por un embrague multidisco controlado electrónicamente.

¿Cómo funciona el sistema 4Motion de Volkswagen?

En todos los modelos con base MQB (plataforma modular con motor transversal) equipados con el sistema de tracción total 4Motion, la potencia se distribuye entre los ejes delantero y trasero de forma infinitamente variable mediante un embrague multidisco (Haldex). Normalmente, la potencia se transmite en su totalidad al eje delantero, ayudando en el ahorro de combustible. Sin embargo, en el caso de una pérdida inminente de tracción, el eje trasero se activa en una fracción de segundo.

Es por eso que el sistema 4Motion se considera un sistema de tracción a las cuatro ruedas permanentemente comprometido. Eso quiere decir que cualquier pérdida de tracción sobre el firme está prácticamente excluida. No hay una distribución fija de potencia. El reparto de esta se ajusta continuamente a las condiciones de conducción reales. Sin embargo, si alguna rueda desliza, la potencia se transmite inmediatamente a aquellas que la necesitan.

Por otro lado, los coches montados sobre la estructura MLB (plataforma modular con motor longitudinal) pueden estar equipados con un sistema de tracción permanente a las cuatro ruedas. En este caso, vehículos como el Volkswagen Touareg están equipados con un diferencial central bloqueable (Torsen) con distribución de par dinámico asimétrico que varía la entrega de potencia entre ambos ejes. Hasta el 70 % de la energía puede ir delante y hasta el 70 % detrás.

Pero, ¿cómo sabe el sistema 4Motion a qué ruedas ha de enviar más energía? Una unidad de control que opera el embrague Haldex monitorea constantemente la capacidad de tracción de las ruedas mientras está circulando. Detecta cuando una o más ruedas no consiguen suficiente agarre y redistribuye automáticamente la potencia a otras ruedas para compensar. Esto lo consigue a través de un sistema multiembrague que conecta ambos ejes en un instante.

Por ejemplo, si una de las ruedas comienza a girar en un barrizal, la fuerza del motor se transferirá a las ruedas que tienen mejor agarre. Al hacer esto, es más fácil mantener el control en condiciones peligrosas. Este proceso ocurre casi instantáneamente, generalmente antes de que el conductor pueda notar la pérdida de tracción. Aunque el sistema 4Motion no solo es práctico en firmes en mal estado, también ayuda en curvas y en pendientes muy pronunciadas.

La principal diferencia entre la configuración de Volkswagen y el resto de sistemas de tracción total es cómo se implementa. Los dispositivos estándar emplean sensores que monitorean la velocidad de las ruedas, mientras que el sistema 4Motion examina la velocidad del vehículo, la aceleración lineal y lateral, y el ángulo de guiñada para evitar hacer un derrape o trompo completo y aumentar la tracción.

De cualquier forma, hay que tener en cuenta que este dispositivo no convierte al coche en un todoterreno auténtico, ni mucho menos. Más allá de las virtudes mencionadas anteriormente, el sistema 4Motion de Volkswagen no se ha diseñado con el mundo off road en mente. Para estos menesteres, hay fabricantes que disponen de mejores configuraciones. Aunque seamos sinceros, la mayoría de los clientes de un Volkswagen no son asiduos aventureros campestres.

¿Qué modelos de Volkswagen ofrecen el sistema 4Motion?

El sistema 4Motion de Volkswagen no está disponible en los modelos más pequeños de la casa, como el T-Cross, el Up! o el Polo, ni tampoco en el Touran. Asimismo, tampoco está disponible en todas las mecánicas de la marca, solo en las más potentes. Sin embargo, sí que puedes tenerlo en un Golf TDI de 150 CV, en la vertiente prestacional R y la más aventurera Alltrack. En el caso del T-Roc, también está disponible en los motores gasolina y diésel de 190 CV.

4Motion también está presente en las versiones más potentes de los modelos Arteon, Passat, Sharan, California/Multivan, Tiguan y Touran. En el caso del Amarok y del Touareg, no hay otra opción disponible, dado que la mecánica de partida es el bloque V6 TDI de 3.0 litros. Salvo que tengas –o busques– un ejemplar con algunos años a sus espaldas, tan solo los modelos de pasajeros derivados de la Transporter y el Amarok ofrecen tracción total asociado a una caja de cambios manual.

Ahora bien, aunque la denominación “4Motion” esté designada a la marca Volkswagen, las distintas configuraciones de este sistema de tracción total también está presente en otros modelos del grupo:

  • SEAT (subsidiaria desde 1986): Lo denominan “4Drive”,
  • Skoda (subsidiaria desde 1991): Apuestan por lo sencillo y se llama “4×4”.
  • Audi (subsidiaria desde 1965): Hace lo propio con el nombre “quattro”.
  • Porsche (subsidiaria desde 2009): Añade la coletilla “4”.

Fuentes: Volkswagen UK, Motor.es

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta