Los diseñadores de coches han de crear vehículos con formas que se adecúen a su función y rasgos que lo ligen con la historia del vehículo y la imagen de la marca. En el caso de los SUV y todoterrenos se persiguen los valores de robustez y solidez por encima de otros valores, ya que son los que más valoran los usuarios.

Hasta aquí lo serio. Porque lo que te traemos a continuación no deja de ser un ejercicio de diversión. Y es que los muchachos de NeoMam Studios imaginaron cómo serían los SUV y 4×4 más populares modificando sus proporciones para convertirlos en sedanes.

Recuerdan vagamente a coches de los años 70… porque lo realmente cierto es que están fuera de lugar. Es como si te vendieran pescado en una botella de vidrio. Que puede ser posible, sí, pero que no encaja en absoluto.

Land Rover Discovery Sedan

El ADN del Discovery se encuentra en el capó con el nombre del modelo, los faros y la parrilla delantera, que no varía. Luego han tenido que acortar el paragolpes para darle una menor altura propia de las berlinas. La caida del techo sí recuerda también original, con un espacio para los pasajeros muy amplio… complementado con el tercer volumen, destinado al maletero.

Jeep Wrangler Sedan

Parece una locura transformar el Jeep Wrangler en un sedán, pero hay algo que acaba por hacerlo apetecible. Quizá ver la icónica parrilla tan cerca del suelo, o esos paragolpes, o el parabrisas más inclinado de lo habitual para darle un aire más deportivo. Ya no nos encajan demasiado bien las puertas tan planas, sin pliegues, en un vehículo de este tipo.

Hummer Sedan

Vemos ese Hummer sedán y es como poner la cara de Berto Romero en el cuerpo de un culturista. La parrilla y las defensas anguladas parecen querer pedir un SUV bestia y luego te encuentras con «esto». Pasos de rueda que no se concebirían jamás en un vehículo tan bajo, con unas llantas cromadas a juego con la parrilla. Y han mantenido el diseño de las puertas… y los cartacterísticos retrovisores en las mismas.

Ford Explorer Sedan

El Ford Explorer es un SUV grande que se estrena en Europa este año. Y no se parece mucho a este sedán que nos recuerda al Ford Taurus vagamente, algo más robusto, ciertamente, ya que conserva la enorme parrilla y los faros que vemos en el todocamino. Y esas enormes llantas y ruedas, que le dan un aspecto de «malote».

Mercedes Clase G Sedan

El Mercedes Clase G es un todoterreno moderno con una carrocería de estilo retro, rebosante de carácter y sofisticación. Es el 4×4 de formas más cuadradas, pero transformado a sedán no parece tan fuera de lugar, ¿verdad? Puede que sea ese capó elevado la agresiva parrilla Panamericana o los clásicos faros. Hasta las llantas AMG se ven bien bajo esos pasos de rueda redondos que sobresalen de la carrocería.

Nissan Juke Sedan

Llega el momento de transformar a un SUV pequeño como el Nissan Juke en sedán. No tiene formas tan rotundas como los anterioes, de ahí que la transformación en sedán parezca hasta natural. La parrila V-Motion de la marca nipona domina el frontal, con los faros redondos enormes en el parachoques delantero. Es inconfundiblemente un Nissan… y funciona el diseño a partir del pilar A. ¿Se atreverían a llevar algo así a producción?

GMC Yukon Sedan

El GMC Yukon es un SUV 100% americano, combinando robustez y un toque de lujo. La inconfundible familiar parrilla GMC y el diseño de los faros están presentes, aunque atenuados para que coincidan con las proporciones de un sedán que nos recuerda al Chrysler 300 C, con un toque majestuoso.

Fuente: Budget Direct

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta