Conducir un superdeportivo no son todo ventajas. Muchos usuarios se quejan de que sus formas y dimensiones provocan que la visibilidad sea más reducida que en otros modelos. Para mejorar su seguridad, Aston Martin ha contado con la ayuda de Gentex para desarrollar un sistema acabe con ese problema y que acaba de ser presentado en el CES de Las Vegas. Tiene que ver con los espejos retrovisores pero de un modo inédito que no habíamos visto hasta ahora.

Algunos fabricantes ya se han atrevido a sustituir los espejos tradicionales por cámaras que reflejan las imágenes en pantallas en el interior. Si bien esta tecnología podría ir ganando popularidad de cara al futuro, lo que propone la marca de Gaydon es distinto. Es una combinación de los dos mundos, teniendo espejos retrovisores convencionales y tres cámaras para ofrecer al usuario una visión mejorada que combina lo analógico con lo digital con cierta lógica.

Los espejos están en su posición habitual y cada uno de ellos cuenta con una cámara adicional, mientras que hay que sumar la otra cámara para la visión trasera. Las imágenes digitales captadas por dichas cámaras se puede mostrar en el espejo retrovisor central en el interior del coche. Eso permite la visión simultánea de lo que está pasando en la parte de atrás y también en los laterales del vehículo, pues hay dos pequeñas pantallas que lo muestran.

Si las cámaras se obstruyen o su visión no es clara (por motivos meteorológicos, por ejemplo), siempre se puede cambiar a la visión convencional del espejo retrovisor central y seguir mirando a los laterales. La clave es poder ofrecer más opciones al usuario, mejorar la visibilidad desde el interior y, por ende, la seguridad. No se sabe cuándo llevará Aston Martin a producción esta tecnología, sin embargo, ya cuentan con otro sistema de Gentex en los DBS GT Zagato.

Fuente: CNET

Galería de fotos:

Ver galeria (5 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta