Quien compra un Bugatti Chiron sabe que se lleva una de las máquinas más rápidas y avanzadas de la actualidad. Y tras gastar más de 2 millones de euros en un coche, lo primero que espera al cliente es un trato exquisito y diferenciado. Eso mismo está tratando de hacer el pequeño fabricante de origen francés con un servicio de telemetría a tiempo real que permite una asistencia personalizada, algo nunca hecho en ningún otro modelo de producción.

Hasta ahora este tipo de tecnología estaba reservada a la competición. En la Fórmula 1 o en el DTM es clave la telemetría detallada e instantánea para conocer el estado del vehículo y tomar las decisiones pertinentes para intentar ganar la carrera. Bugatti lo que pretende hacer es tener una completa información de cada uno de sus Chiron de forma que puedan avisar con rapidez a sus dueños si detectan cualquier tipo de fallo.

Un ejemplo llamativo es el de un usuario del Golfo Pérsico que no percibe que la presión del neumático delantero izquierdo de su Bugatti Chiron no es la óptima. Tras detectarlo, este soporte técnico se pone en contacto con él para solventarlo antes de la próxima salida. Pero el sistema de telemetría no se queda ahí. También controla motor, transmisión, iluminación, aire acondicionado o multimedia; en total casi 10.000 puntos que son chequeados y enviados en el momento.

Si se detectara algo más serio y que pudiera necesitar asistencia técnica ‘in situ’, se activaría un protocolo distinto. La información llega a los “Flying Doctors“, tres técnicos altamente cualificados que tienen cada uno una región asignada y disponibilidad inmediata para trasladarse a efectuar una reparación. Además de ofrecer un apoyo personalizado al cliente, cuentan con el respaldo del resto de mecánicos de la sede de Molsheim y de los técnicos de los concesionarios oficiales de la marca.

Fuente: Bugatti

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta