Anunciado por Elon Musk en el evento Battery Day de la compañía, el Tesla Model S Plaid se coloca por encima de la vertiente Performance bimotor y viene con una hoja de especificaciones que se lee como algo del futuro. Es decir, sabemos que los coches eléctricos son capaces de ofrecer unas cifras de aceleración realmente buenas, y que pecan de una baja autonomía por norma general. Pero en el Model S Plaid todo ha sido llevado a nuevo nivel, porque será más práctico que nunca, y endiabladamente rápido.

El nuevo buque insignia del ya veterano Model S está impulsado por tres motores eléctricos que se combinan para producir más de 1.100 CV. Tesla dice que alcanzará los 96 km/h (60 mph) en menos de 2 segundos, recorrerá el cuarto de milla (400 m) en menos de 9 segundos y alcanzará una velocidad máxima de 320 km/h. Si las afirmaciones de aceleración demuestran ser precisas cuando se lance, será cómodamente el coche de producción más rápido de la historia (hasta que lleguen los fuera de serie eléctricos como el Rimac C_Two el Pininfarina Battista, o el Lotus Evija).

Pero el Model S Plaid no será solo la variante más prestacional de la berlina californiana, sino que también ofrecerá la mayor autonomía, ya podrá ofrecer más de 836 kilómetros (520 millas) con una sola carga, eclipsando nuevamente a cualquier otro vehículo movido únicamente por baterías. ¿Cómo lo consigue? Probablemente, con una batería con una capacidad energética notablemente mayor que el paquete de 100 kWh empleado por las variantes actuales del sedán. Y, bueno, de momento, ya ha batido récord en Laguna Seca con un tiempo de un minuto y 30,3 segundos.

Los prototipos del Tesla Model S Plaid ya se han visto pululando varias veces por Nürburgring con distintos paquetes de ruedas y neumáticos, junto con elementos aerodinámicas únicos como un alerón de generoso tamaño. Los modelos vendrán de serie con llantas de 19 pulgadas, y las de 21 serán una opción. En el interior, los modelos con el sello Plaid contarán con siete asientos forrados en cuero negro con molduras de fibra de carbono decorando el salpicadero y los marcos de las puertas. Un interior blanco y un acabado similar al roble también podría ser algo opcional.

Elon Musk dijo que la producción del Model S Plaid comenzaría el próximo octubre o noviembre, y los Model X y Roadster de trimotor llegarán más tarde. Tesla no es que sea conocida por cumplir con sus plazos autoimpuestos, pero el hecho de que los prototipos se estén probando ahora indica que, probablemente, no esté lejos de aterrizar. Consecuentemente, se convertirá en la variante más cara del Model S, aunque cuesta “menos que nuestros competidores”, como afirmaba Musk; el precio de partida es de 139.990 euros, menos que el Porsche Taycan Turbo.

Nota: Tesla aún no ha facilitado fotografías oficiales del Model S Plaid. La imagen utilizada en la portada a modo de ilustración pertenece al prototipo visto en Nürburgring a comienzos de este año.

Fuente: Tesla

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta