Puede que todo el mundo se centr en sus coches eléctricos, pero una de las tecnologías disruptivas de Tesla es que sus vehículos pueden ir actualizándose a medida que en la compañía evolucionan el software. Como todos están conectados a Internet, además de dar una valiosa información a la firma americana para mejorar sistemas, también el usuario se beneficia de las actualizaciones, como una app de un teléfono. De este modo puede desde cambiar la batería o modificar los gráficos de la pantalla. Y sin pasar por el taller.

Pero ojo, que esta conectividad puede convertirse en un arma de doble filo. Porque como hemos descubierto en un foro de Tesla, un usuario ha comprado un coche que contaba con Autopilot (el sistema de mantenimiento de carril y velocidad de crucero adaptativa de la marca)… pero esta función se había eliminado del coche.

El Autopilot, que tantos vídeos ha generado (y que tiene sus fallos) es un opcional que la marca incluye en sus coches, como extra (y que mejora de forma remota a medida que los coches de Tesla van “aprendiendo” nuevas situaciones). Y ahora, tal y como se hace eco Jalopnik, un usuario que compró un Tesla Model S en diciembre de 2019, que incluía esa función no de serie. Pero hete ahí que desde Tesla eliminaron el sistema.

El coche había sido comprado por un compraventa directamente a Tesla en una subasta, ya que tenia un defecto de fabricación. Contaba con un paquete de equipamiento llamado Full Self Driving Capability, (FSD). valorado en 8.000 dólares (en torno a 7.200 euros) entre los que se encontraba el Autopilot. Y con esas características se vendió el coche.

El caso es que cuando el coche cambió de propietario, que lo había escogido porque contaba con unas especificaciones anunciadas, había desaparecido el sistema FSD. Al parecer, la marca desactivó la función e indica que el nuevo dueño ha de pagarlo de nuevo: el coche se había vendido con ese paquete, pero como el ususario final no lo compró, se desactivó. Pero el nuevo propietario sí pagó por un coche que tenñia esa función.

No es a la primera persona que ocurre algo parecido, ya que en algunos foros hay propietarios de Tesla que cuentan que desaparecen funciones de sus coches. Es un problema que irá a más. Desde que no precisas ir a un taller o concesionario a que te instalen algo físico, sino que de manera remota pueden cambiarse las características de tu coche, como en un ordenador, es posible que tu coche pierda valor en unos instantes. ¿Nos lleva esto a que ciertas caracaterísticas de un vehículo puedan ser de suscripción, pagando una cantidad mensual, para contar con ciertas funciones? No suena descabellado, desde luego.

Fuente: Tesla Motors Club
Vía: Jalopnik

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta