Lo cierto es que los coches autónomos empezaron a sonar fuerte hace unos años gracias a impulsores como Uber o Waymo, que han estado probándolos en Estados Unidos desde entonces. La investigación en este campo sigue activa y parece que se va extendiendo a nivel mundial ahora que los fabricantes de coches también han entrado de lleno. Es el caso de Toyota, que hizo una fuerte inversión el pasado año y que ahora comienza a hacer pruebas en Europa, tras haber pasado por Japón y Estados Unidos.

La marca japonesa lleva tiempo probando esta tecnología tanto en simuladores como en circuitos cerrados y, ante los buenos resultados, creen que es buen momento para saltar a la vía pública. Así que empezarán con la conducción autónoma en entorno real en la ciudad de Bruselas (Bélgica). En esta localización y durante los próximos 13 meses se podrá ver a un Lexus LS de generación anterior recorriendo una ruta prefijada.

No hay que olvidar que Lexus está dentro de Toyota y que el LS es su producto más lujoso y avanzado, por lo tanto el ideal para comenzar las pruebas de conducción autónoma. Este modelo de serie lleva el Lexus Safety System+ pero estos sistemas de ayuda a la conducción no son suficientes por sí solos. Para esta tarea se le han instalado un conjunto de sensores en el techo, incluyendo aparatos como el LIDAR, radares, cámaras y un sistema de posicionamiento de mayor precisión.

En todo momento habrá un conductor de seguridad dentro del vehículo por si hiciera falta intervenir. También habrá un operador supervisando las tecnologías que se han instalado. Y es que todos esos datos que se recojan durante las pruebas serán puestos en común mediante el proyecto europeo ‘L3Pilot’, que cuenta con otros 34 socios del sector y que tiene como objetivo que la tecnología avance con mayor rapidez.

Fuente: Toyota

Galería de fotos:

Ver galeria (9 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta