Basándose en los estudios de los trayectos que la gene suele recorrer en coche, se segura que la autonomía de los coches eléctricos (en torno a los 150 km) es más que suficiente. Pero reconozcámoslo. Es su gran problema, el hándicap que hace que sus ventas no despeguen. Por más que la gente sepa que el 98% de sus desplazamientos están cubiertos, le preocupa justo el 2% restante (y el precio, por supuesto).

Ahora parece que Toyota, ha dado con la solución. Todo el tiempo que han colaborando con el Instituto de Tecnología de Tokyo y la organización de alto Acelerador de Investigación de la Energía para dar con esta piedra filosofal de la energía da sus frutos. Han conseguido crear una batería que, con el consumo de los modelos eléctricos actuales, podría tener unos 1.000 km de autonomía, aproximadamente.

En lugar de utilizar materiales químicos líquidos, como el litio o el cadmio, se trata de obtener baterías de estado sólido. Tiene numerosas ventajas, incluyendo la fabricación más simple, más estabilidad, más seguridad y una  conductividad excelente. Otro beneficio es que pesarían mucho menos que las actuales.

La parte difícil es convertir esta teoría en realidad, pero ya está listo el primer prototipo de esta batería de estado sólido y podría estar listo para su comercialización entre 2015 y 2020. ¿En menos de cinco años? Demasiado pronto. Jon Bereisa, director ejecutivo de la consultora Electrification Auto, no espera que la tecnología de estado sólido esté lista hasta 2025.

Vía: Autoblog Green

3 COMENTARIOS

  1. Ya es hora de que los departamentos de ingenieria de las marcas se ponga las “pilas” y dejemos de depender del petroleo. De momento nos estan utilizando de conejillos de indias para sus experimentos.

  2. Ecología o negocio de las marcas,si fuera ecología el problema estaría resuelto precios competentes y a vender.
    Negocio nunca terminan

Deja una respuesta