Como cada año, la organización Automovilistas Europeos Asociados (AEA) publica su lista con los tramos de carretera más peligrosos en nuestro país. Tras un análisis a fondo de la Red de Carreteras del Estado el balance es que hay 190 tramos peligrosos localizados en 60 carreteras de la geografía española. Este dato no es nada positivo, pues en el estudio del año pasado se localizaron 140 tramos, dejando claro que no se ha mejorado en este aspecto.

El estudio realizado por la AEA tiene en cuenta aspectos como el número de accidentes, las víctimas o los vehículos diarios que pasan por tramos de un kilómetro. Con estos datos proceden a realizar un índice de peligrosidad medio y los lugares donde se supera diez veces la media nacional son considerados puntos negros. Desde 2011 a 2015 se registraron 1.306 accidentes y 2.044 víctimas en estos puntos.

Este año se ha observado que, en cuanto a carreteras convencionales, el tramo más peligroso es el kilómetro 358 de la N-122 a la entrada de Valladolid. Aquí se supera el índice de peligrosidad medio 423 veces. Pero si buscamos el tramo con mayor número de accidentes y víctimas, se trata del kilómetro 12 de la A-55, a la altura de Mos, en Pontevedra. Este lugar mantiene el récord de accidentalidad con 110 siniestros y 189 víctimas.

Llama la atención como de los 190 tramos localizados en el estudio, 26 de ellos ya habían sido registrados el año pasado y más de la mitad ha aumentado su índice de peligrosidad. Este hecho y la aparición de más tramos peligrosos dejan claro que los recortes presupuestarios afectan directamente a la seguridad vial en España. Incluso podría producirse un repunte de la siniestralidad si la situación se mantiene, advierte la AEA.

Uno de los pocos puntos positivos que se le pueden sacar al estudio es que las autopistas de peaje han mejorado en materia de seguridad. Su índice medio ha pasado de 6,3 a 5,6 en el último año, lo que supone una reducción del 11%. Este tipo de vías suelen ser infraestructuras bastante seguras, pero aún así en los últimos cinco años se han registrado 626 accidentes y 1.034 víctimas (la mayoría de carácter leve) en ellas.

Dejando atrás las carreteras convencionales y centrándose en autopistas, el tramo con mayor índice de peligrosidad (108,5) es el kilómetro 33 de la AP-41 a la altura de la Sagra en Toledo. Pero el tramo de autopista que más accidentes y víctimas registra se trata del kilómetro 161 de la AP-7 en Barcelona con 81 accidentes y 108 víctimas (la mayoría heridos leves). Todos los tramos de carretera peligrosos están recogidos en la web de la fuente.

Fuente – Automovilistas Europeos Asociados (AEA)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta