Uber es una compañía pionera en el desarrollo de coches autónomos. En Estados Unidos llevaban tiempo haciendo pruebas en estados como Arizona y California. Las cosas no parecían irles mal, ya que recientemente hicieron el encargo de 24.000 unidades más de Volvo XC90 para continuar sus pruebas. Sin embargo, ahora llegan malas noticias, uno de sus coches ha atropellado a una mujer en Tempe (Arizona), que ha fallecido a causa de los daños provocados.

Esta trágica noticia tiene más repercusión, si cabe, debido a que se trata de la primera víctima mortal (al menos, de la que se tiene constancia) causada por un vehículo autónomo en carretera abierta. La compañía ha trasladado sus condolencias a la familia y ha afirmado que colaborará con la policía para esclarecer las causas del funesto accidente. De momento no hay comunicados oficiales, pues se está llevando a cabo una investigación.

Uber accidente
Un accidente anterior de un coche de Uber

Las primeras informaciones hablan de que la mujer estaba cruzando por una zona sin señalizar (sin paso de peatones), cuando el coche autónomo la ha atropellado. Se desconoce el motivo por el cuál los sistemas del vehículo (sensores, cámaras y radares) no fueron capaces de identificarla como peatón. Hay que añadir que en el momento del suceso había una persona dentro del vehículo, como conductor de seguridad, que tiene la función de tomar el control en caso de que algo vaya mal.

Como decíamos, todavía no hay nada claro acerca del accidente sucedido, pero podría quedar resuelto en los próximos días. Los coches autónomos se encuentran constantemente recopilando datos del entorno y quedan grabados en su memoria. Por lo tanto es bastante probable que al recuperar esa información se puedan ver las causas del atropello. El coche circulaba en modo autónomo, pero también había una persona; podría ser fallo de la tecnología o fallo humano.

Volvo ya se ha adelantado y ha declarado que el software que controlaba el coche durante el accidente no es de su propiedad. En el anterior accidente documentado de un coche autónomo de Uber se concluyó con que no había sido su culpa. Uber por el momento ha procedido a paralizar las pruebas con coches autónomos en todos los estados donde opera. Veremos si este desafortunado acontecimiento supone un punto de inflexión de una forma similar a los primeros accidentes de coche a finales del siglo XIX.

Fuente: New York Times / Reuters

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta