La empresa española Vexia ha sacado al mercado unos nuevos navegadores con tecnología GPS que ofrece un remedio para no inflingir la normativa de los radares de tramo, que multará al conductor si rebasa los 100 kilómetros por hora de media en el interior de un túnel.

El primero de estos radares, que hace un seguimiento de la velocidad del vehículo en todo el recorrido del túnel, comenzó a funcionar hace tan solo unos días, el 1 de febrero en Guadarrama y el segundo de ellos, el de Torrox, estará activo el próximo 1 de marzo.

Un agente de la compañía explica a El País el funcionamiento del GPS: “Durante el trayecto en la pantalla se indica la media y la velocidad que se lleva en cada momento. De manera sencilla se muestra si está respetando el límite. Si aparece el indicador verde es que se puede seguir. Si es rojo, hay que reducir la velocidad. El naranja significa que si se reduce la velocidad de la marcha se está a tiempo de sortear la sanción”.

Vexia ha incorporado un software que permite conocer si el conductor ha superado la velocidad permitida, e incluso en la pantalla se indica la sanción económica y el número de puntos que le será retirado en caso de persistir en su actitud negligente.

Una de las grandes novedades es que este nuevo GPS incorpora un sistema de cobertura simulada para el interior de los túneles, cuando debido al hormigón se pierde el posicionamiento del vehículo con el satélite. Esto es posible gracias a un parche de software que incluye el trazado de los mapas.

La empresa española ha conseguido vender más de 60.000 nagevadores de coches cuyo precio oscila entre los 100 y los 250 euros y ofrece esta actualización de forma totalmente gratuita para los clientes que ya hayan adquirido uno.

Vía: El País

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta