Los trabajadores de las empresas de alquiler de vehículos pueden contar sus anécdotas por decenas. El gigante del sector Europcar ha decidido revelar algunas curiosidades que suceden en el día a día de su trabajo, una actividad en la que el despiste de los clientes puede provocar situaciones hilarantes y en ocasiones embarazosas. Ranking de objetos curiosos olvidados por los clientes, así ha bautizado Europcar a una curiosa clasificación donde podemos encontrar juegos eróticos, una dentadura postiza, algún perro e incluso una lápida.

Sin embargo, lo más frecuente son objetos cotidianos: teléfonos móviles, carteras, cámaras de fotos y lo más habitual, gafas de sol. Los lugares más comunes para las pérdidas son las cantoneras de las puertas, la guantera, los bajos de los asientos y las alfombrillas, así como el maletero, en el que suelen depositarse aquellos objetos de mayor volumen.

Los difuntos también tienen cabida en esta clasificación y es que a la ya mencionada lápida, un cliente, quizás resentido con algún familiar, olvidó un bote que guardaba las cenizas de un muerto. Historias aparte del más allá, el romanticismo también está presente, con anillos de pedida o el ramo de boda de una novia, quizás más pendiente de otros menesteres propios de la celebración. Dicen que él nunca lo haría, pero quizás al caniche que un empleado de Europcar encontró en el maletero de un vehículo, le gustaría haber ajustado cuentas con su amo cuando regresó para recogerlo.

Aunque en ocasiones, las distracciones tienen que ver con objetos de un mayor valor económico, según Europcar, solo el 5% de los mismos son reclamados por el cliente, siendo la propia compañía la que, en la inmensa mayoría de los casos, tiene que ponerse en contacto con los usuarios.

Fuente: Europcar

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta